Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.384


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 17

de febrero de 2020

ÁLVARO VELARDE. CINEASTA

“Nuestro cine ha evolucionado”

*A pocos días de la exhibición de La cosa, el reconocido hombre de cine reflexiona sobre nuestro mercado cinematográfico.

9/2/2020


Cecilia FernándezSivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

El cineasta Álvaro Velarde exhibirá su cinta La cosa apelando a un circuito poco convencional para ver cine en nuestro país. Así, la presentará en el teatro Británico, desde el domingo 16 de febrero hasta el 1 de marzo. Luego, en el teatro Julieta los jueves, viernes y sábados del 20 al 29 de febrero, para posteriormente llevarla al centro cultural de la PUCP, del 5 al 15 de marzo. Finalmente, se despedirá en el centro cultural de la Universidad del Pacífico los sábados y domingos, del 4 al 26 de abril.

–La exhibición de La cosa será en un circuito alternativo, ¿a qué se debe?

–La forma convencional de distribución en los cines comerciales no da ninguna garantía de permanencia a las películas y pienso que La cosa no se merece ese destino. Es una película tan cuidada y tan elaborada que sería una lástima que no pudiese ser vista por el público.

Lo que estamos haciendo es un experimento, pues además de plantear un circuito alternativo, hemos incrementado la experiencia de ver la película con añadidos teatrales, algo que nunca se ha hecho en un filme peruano. Y sí creo que esto podría ser una nueva posibilidad de exhibición, un camino a seguir por otras cintas.

–¿Cuándo fue terminada La cosa y por qué se estrena en el 2020?

–La acabé en el 2013 y luego tuvo participación en un circuito de festivales hasta el 2014, en que fue proyectada en el marco del Festival de Lima. Inmediatamente traté de sacarla en un circuito comercial, pero no fue posible. En el 2015 comencé a preparar mi película El candidato, que me mantuvo ocupado tres años, y recién pude retomar este tema. La cosa estaba esperando su momento.

Álvaro es un reconocido cineasta con un estilo muy singular que lo define, sin duda, en cada una de sus obras. En confianza nos revela cómo llega a este mundo y qué trae entre manos.

–¿En qué momento decidió dedicarse profesionalmente al cine?

–Al terminar de estudiar mi carrera de economista en la Universidad Pacífico no estaba muy convencido de que eso era lo que quería hacer con mi vida profesional. En ese momento, iba a estudiar un máster en esa misma línea, decidí no hacerlo y, más bien, di un cambio radical hacia el cine, que era lo que realmente me apasionaba.

–¿Qué películas veía de niño?

–Mis padres me llevaban mucho al cine a ver películas de niños, que no me entusiasmaban. La magia se daba en las noches, cuando descubría las antiguas cintas en blanco y negro que pasaba el canal 4. Estos filmes, protagonizados por James Cagney, Humphrey Bogart, Bette Davis, entre otros, fueron los que realmente despertaron mi curiosidad por el cine.

–¿Qué características debe tener un buen cineasta?

–Desde mi punto de vista, los buenos cineastas son los que logran transmitir sus ideas mediante un lenguaje cinematográfico propio. Un trazo que convierta a la película, sin perder lo que se quiere comunicar, en algo artístico que trasciende su momento de consumo y distribución.

–¿Considera que ha evolucionado o involucionado el cine hecho en el Perú en los últimos años?

–Hoy en día se hacen muchas más películas que antes en el Perú. Los mayores estímulos que entrega el Ministerio de Cultura, los auspicios de empresas privadas y, sobre todo, la posibilidad que abre el mundo digital hacen que se multiplique la cantidad de cintas. En este gran universo hay de todo. Buenas y malas. Las que se hacen claramente para tener un éxito en la taquilla, otras para ser productos de exportación a festivales y otras más sinceras, más de autor. Yo diría que ha evolucionado.

–¿Qué le suele decir a los talentos jóvenes que se dedican al cine?

–Que lo piensen bien. Porque hacer cine no es como muchos me dicen simplificando: “Qué lindo, te dedicas a lo que te gusta”. Esto es una forma de vida donde el camino puede ser muy largo, con muchas privaciones y tropiezos. El cineasta debe tener una paciencia y pasión suficientemente grandes como para batallar en todo momento. Si quieren perseverar en hacer cine, nunca dejen de cultivarse viendo cine y experimentando con el lenguaje.

–¿Cuáles son sus proyectos?

–Estoy terminando un nuevo guion, que no sé a dónde me lleve. Por otro lado, también estoy recuperando un material fílmico familiar con el cual me gustaría hacer un documental sobre la vida en Lima entre 1940 y 1950.