Tipo de cambio:

Compra: 3.525

Venta: 3.528


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 7

de julio de 2020

LIANG YU. EMBAJADOR DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA

“Nuestro país está dispuesto a intensificar las inversiones en Perú”

Entrevista. El flujo acumulado de recursos provenientes del gigante asiático superó los 30,000 millones de dólares. Se espera que más inversores lleguen al Perú en los próximos años, específicamente en los sectores ciencia y tecnología.

3/2/2020


William Rios Rosales (wrios@editoraperu.com.pe)




Perú y China están negociando la optimización de su tratado de libre comercio (TLC). ¿Cuál es el avance?

–En el 2019 realizamos cuatro rondas de negociación en busca de la optimización del acuerdo y tuvimos avances significativos. Trabajamos juntos para lograr un convenio en breve plazo.

Ambos países firmamos el TLC hace 10 años y el volumen del comercio pasó de 6,400 millones de dólares a 23,100 millones.

–¿Qué aspectos se incluirán?, ¿se fomentarán las inversiones?

–Este acuerdo es importante para profundizar el comercio bilateral; además, se evalúa establecer un ambiente más favorable a las inversiones chinas, las que están relacionadas con impuestos.

Por ejemplo, tratar de llegar a un consenso para realizar una extensión del acuerdo de doble tributación entre ambas partes, lo que favorecería a un mejor ambiente para hacer inversiones en ambos países.

–¿Usted percibe que hay una mayor disposición de las empresas chinas para invertir en el Perú?

–Por supuesto. El año pasado realizamos cálculos que arrojaron que la inversión acumulada superó los 30,000 millones de dólares. Esto significa que China ocupa ahora el primer lugar como país inversionista en el Perú.

Nuestro país está dispuesto a intensificar las inversiones en el Perú y posiblemente en los próximos años ingresarán 10,000 millones de dólares adicionales por este concepto. Actualmente, nuestra inversión se concentra en los sectores minería, construcción y electricidad. En el futuro se pueden diversificar a otras áreas.

Es posible que se intensifiquen los proyectos mineros y de infraestructura, pues empezamos importantes iniciativas como la construcción del terminal portuario de Chancay, porque puede aliviar la presión en la actividad del puerto del Callao.

–¿En los últimos días usted recibió alguna visita de inversionistas chinos que están preguntando acerca de otros sectores?

–Sí, hay una gran potencialidad en otras áreas. El futuro de la economía del mundo es la ciencia y la tecnología, sobre todo la tecnología 5G, y con base en ello desarrollar la inteligencia artificial.

En este aspecto, China tiene mucha experiencia, principalmente en el sector telecomunicación, como es el caso de las empresas Huawei y ZTE.

Otra posibilidad a futuro es cooperar en el desarrollo del llamado gobierno digital y las ciudades inteligentes.

–Usted mencionó este acuerdo en primera fase con Estados Unidos. ¿Cuál será el impacto en el mundo?

–Creo que será beneficioso. Hemos asumido el compromiso de un volumen de importación de mercancías de Estados Unidos, pero todo con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), es decir que las mercancías de ese país deben ser competitivas en el mercado chino, puesto que el esquema de compras al exterior corresponde a las empresas y no al Gobierno. Entonces, esto con las reglas del mercado, no dañará los intereses de nuestros socios comerciales.

El mercado chino tiene 1,490 millones de habitantes y entre ellos hay una llamada clase media, una cantidad muy grande que sobrepasa los 400 millones de habitantes, que en cifras supera a la población total de Estados Unidos y que dentro de pronto superará la población total de Europa.

Entonces podremos absorber todas las mercancías competentes de todo el mundo. Damos la bienvenida a productos competentes de todo el mundo. Por ejemplo, el año pasado firmamos acuerdos de exportación de quinua peruana. En China hay más de 100 millones de diabéticos, que necesitan ese tipo de productos buenos para su salud.

Sin embargo, rechazamos las acusaciones sin fundamentos sobre la cooperación entre China y América Latina. Nuestra política con la región es evidente, promovemos un nuevo tipo de relación internacional basada en el respeto mutuo en equidad, justicia, cooperación y ganancia compartida y además buscamos construir una comunidad de destino entre China y América Latina.

Consideramos que para enfrentar los desafíos de la globalización hace falta una mejor interconexión de infraestructura, fortalecer los puertos, aeropuertos, construcción de conexión de fibras ópticas, incluso utilizando la vía satélite. De esa forma se pueden enfrentar los desafíos de desbalance comercial y económico entre las regiones.




Crecimiento de calidad

En el 2019, el PBI de China creció 6.1%, el ritmo más bajo en 29 años, pese a diversos factores negativos que desaceleraron la expansión de la economía mundial.

Al respecto, el embajador Liang Yu comentó que la economía china tiene unas bases muy sólidas y resistentes, lo que le permitió lograr esa cifra relativamente alta de avance productivo.

“China es la segunda economía más grande en el mundo y además se mantiene como primer impulsor del crecimiento de la actividad productiva. Sin embargo, ahora ya no busca una rápida expansión del PBI, sino elevar la calidad de este crecimiento”, aseguró. 

En ese contexto, dijo que su país le otorga mayor impulso a la protección ambiental, la ciencia y la tecnología, sobre todo la tecnología 5G en la que lleva la delantera a otras naciones.

“El año pasado hemos terminado la construcción de 130,000 estaciones de transmisión en China. En cambio, en algunos países se están discutiendo qué tecnología pueden utilizar”, agregó.