Tipo de cambio:

Compra: 3.390

Venta: 3.393


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 12

de diciembre de 2019

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Oportunidad contra la corrupción

9/9/2019


Edwin Chávez

CEO de Siemens para el Perú y Ecuador

Los índices de percepción de la corrupción mundial del 2018 (IPC), reportados por Transparencia Internacional, indican que la mayoría de los países de América Latina se ubican en el peor tercio de los más corruptos del mundo. 

La calificación más cercana a 100 se define como “muy honesto”, y una muy cercana al cero como “muy corrupto”. En la región, Uruguay (70) y Chile (67) son honrosas excepciones, frente al Perú (35), Ecuador (34), Bolivia (29), Nicaragua (25) y Venezuela (18).

Es difícil determinar el impacto económico negativo que tiene la corrupción en un país. De acuerdo con el Banco Mundial, las naciones pierden entre el 4% y 5% de su producto bruto interno (PBI) debido a este flagelo. Por ejemplo, el Perú, uno de los países con más crecimiento en la región (4%), con un PBI de alrededor de 230,000 millones de dólares en el 2018, pierde cerca de 9,000 millones de dólares por corrupción. Se preguntarán si esta cifra es mucho o poco. Calculemos. 

En nuestro país, un kilómetro de carretera de cuatro pistas cuesta un millón de dólares. Con 9,000 millones se construirían tres superautopistas desde la frontera con Ecuador hasta la frontera con Chile; o se construirían 71 hospitales generales de 126 millones de dólares, con 400 camas y equipados con la más alta tecnología médica para atender a un millón de personas por distrito. También se podrían construir 1,285 escuelas, de 7 millones de dólares, para 1,000 alumnos, equipadas con laboratorios y áreas deportivas de primera línea. Anualmente, un millón 285,000 estudiantes se beneficiarían con ellas.

La corrupción no solo roba posibilidades de disponer de recursos para utilizarlos en mejorar infraestructura, salud y educación, sino también mina la estructura ética y la moral. Hoy, más que nunca, las empresas estamos llamadas a ser más éticas. La tecnología también nos abre oportunidades para ser más transparentes.