Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

ANÁLISIS

Pandemia, proteccionismo y pobreza

16/3/2020


Jose Luis Jaramillo

Editor de Economía de la Agencia de Noticias Andina

Es paradójico. En un contexto en el cual muchos países, con escaso bono demográfico, buscaban el proteccionismo y el retroceso en la apertura comercial, porque quizá consideraban que habían agotado el aprovechamiento del modelo, el coronavirus les ha dado el motivo perfecto para cerrar sus fronteras parcialmente. 

La economía global ingresó a una importante etapa de cambios hace años, empujada por sucesos disruptivos y dramáticos como la cuarta revolución industrial, el 11 de setiembre y la caída de Lehman Brothers, y el coronavirus, qué duda cabe, acelerará esa travesía hacia la nueva normalidad.

Una nueva normalidad con los bancos centrales manteniendo las tasas de interés en niveles mínimos e inyectando liquidez para mantener artificialmente infladas a las bolsas de valores en los países desarrollados.

¿Qué economía tendremos cuando se erradique al temido virus?, ¿cuál será el daño ocasionado y el cambio demográfico al cabo de unos meses o años? Quizá mejorará el sistema de seguridad social global por la letalidad del virus en los adultos mayores.

Pero ¿qué economía tendremos en unos meses o años? Esta y otras son interrogantes que ningún modelo de riesgo puede responder. Si bien China celebra bailando con mascarillas incluidas el avance en la lucha contra el virus, aún es un foco infeccioso. Y si bien los mercados celebraron el viernes las medidas de Donald Trump de declarar a Estados Unidos en emergencia por el coronavirus, y Wall Street subió más de 5%, nadie entiende por qué demoró tanto en adoptarlas.

Los países sudamericanos hemos reaccionado más rápidamente ante el reto impuesto. El Perú, entre ellos, no ha dudado ni especulado en declarar emergencia nacional sanitaria, demostrando respeto por la vida humana.

Esperemos que en unos meses se normalice la vida en el planeta y que los países desarrollados abran sus fronteras sin temor a ser alcanzados por los emergentes. Necesitamos experimentar una sana redistribución de la riqueza mundial.

Y hablando de pobreza, y respetando a las personas afectadas por este virus, es totalmente correcto que nos preocupemos y tomemos medidas sanitarias para no ser alcanzados por la pandemia. Esta calamidad nos está enseñando algo que los pobres ya sabían de antemano: a sobrevivir cada día.

Es correcto escandalizarnos por la pandemia, pero qué injusto es no hacerlo por la pobreza que diariamente mata a millones y ni siquiera sale en las noticias. Vivimos en un mundo subrealista y esta circunstancia viral tiene que abrirnos los ojos para darnos cuenta de que los pobres no esperan.

La ONU decía hace unos días que el cambio climático mata más personas al año que el coronavirus. ¿Y la pobreza no importa? ¿Es parte de la nueva normalidad? ¿Qué entendemos por humanidad?




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.