Tipo de cambio:

Compra: 3.354

Venta: 3.355


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 19

de octubre de 2019

Paridad y alternancia

Los peruanos esperan que el Congreso apruebe finalmente el proyecto de reforma política planteado por el Poder Ejecutivo, que establece la paridad y la alternancia en la elaboración de las listas de candidatos que los partidos deben presentar en elecciones generales, una herramienta que consideramos indispensable para garantizar una participación equitativa de la mujer en los espacios de poder público.

17/7/2019


Si bien la ley vigente establece que no debe haber un número menor al 30% de hombres y mujeres en las listas de candidatos a cargos de elección, esa cuota ya no sirve al interés nacional de propiciar una mayor participación de las mujeres en la política, por lo que tiene que ser cambiada por la paridad y la alternancia.

Lamentablemente, la cuota del 30% ha funcionado para los partidos como un límite que deben cumplir para estar acorde con la ley, cuando en realidad fue concebida como un mínimo que debía ir creciendo, y no ha sucedido así, además de la extendida práctica de colocar a las candidatas en los tercios inferiores de las listas.

En el balance del cumplimiento de la cuota de género que realizó la Adjuntía para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, se encontró que las candidatas suelen ser ubicadas en los tercios inferiores de las listas electorales, lo que limita sus posibilidades reales de elección. Esto fue detectado en 21 de los 26 distritos electorales de las Elecciones Generales 2016.

La misma situación se encontró en el 44% de las postulaciones a regidoras en el ámbito provincial y en el 40% a escala distrital de las Elecciones Regionales y Municipales 2018.

La paridad es que el 50% de las listas de candidatos sean hombres y el 50% mujeres, pero, además, ordenados bajo la secuencia hombre-mujer (alternancia).

De acuerdo con los datos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), no tenemos ninguna gobernadora regional en el país; de 130 congresistas, 36 son mujeres, el 27.7% de la representación; solo tenemos siete alcaldesas provinciales, en un universo de 196; y solo 86 alcaldesas distritales, de 1,666 distritos.

Es cierto, la ley del 25% de cuota de género (que después se incrementó a 30%) cumplió su objetivo, pues en las elecciones del 2000, cuando se puso por primera vez en práctica, el número de congresistas mujeres se duplicó de 10.8% a 20%, pero ahora es necesario pasar a la equidad plena.

El argumento de los detractores de esta reforma es que no hay suficientes mujeres interesadas en participar en política. Falso. Según el Registro de Organizaciones Políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), al 2018 el 48% de las personas afiliadas a una organización política son mujeres, cerca de la mitad, pero solo el 29% ocupa cargos dirigenciales.

El Perú tiene que estar a la altura de Argentina, Ecuador, México, Bolivia, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Panamá, países que ya tienen este criterio de elección y que han convertido a América Latina en la región pionera en cuanto a equidad de género.