Tipo de cambio:

Compra: 3.265

Venta: 3.272


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 18

de julio de 2018

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Paso a la cultura empresarial

Los seres humanos somos básicamente emprendedores, porque venimos equipados con esa predisposición a la sobrevivencia.

25/12/2017


Eduardo Lastra D.

presidente de ilade




En el Perú, nueve de cada 10 emprendimientos empresariales son de tamaño micro y la mayoría de ellos de sobrevivencia precaria. No estamos menospreciando el surgimiento y la permanencia de esos micronegocios, que atenúan la falta de empleo de la sociedad y contribuyen al sustento familiar de sus gestores, quienes gracias a su “olfato” para los negocios mantienen sus emprendimientos, aunque sin lograr su desarrollo pleno.

En este contexto, la proporción de los micronegocios que pasan de pequeño a mediano y a grande es muy baja. Tampoco podemos esperar que la mayoría de los negocios que nacen en el “garaje” de la casa terminen siendo transnacionales.

Sin embargo, los pocos proyectos que siguieron la ruta del crecimiento y que ahora tienen dimensiones globales no siempre fueron consecuencia de planes bien concebidos y de una ejecución técnicamente pulcra desde su inicio, sino que recibieron inyecciones de la gestión profesional y del financiamiento necesario, a medida que encontraban los mercados que les permitieron crecer.

Está claro que cuando los emprendedores acceden a las facilidades de capacitación empresarial, de mercados, de financiamiento, de tecnología comercial y productiva, tienen la “cancha pareja” para demostrar que sus sueños se pueden hacer realidad. En la creación de ese ecosistema que apoye la transición de la costumbre emprendedora a la cultura empresarial, es importante la acción catalizadora de los organismos públicos, que sin caer en conductas paternalista pueden ayudar a que las micro y pequeñas empresas eleven su productividad relativa y se encaminen a lograr mejores niveles de competitividad.