Tipo de cambio:

Compra: 3.285

Venta: 3.288


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 18

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Pensando en el transporte del futuro

Alrededor del 80% de la población de América Latina vive en áreas urbanas, una proporción que aumentará al 90% para el 2050.

13/5/2019


Kristtian Rada

Líder del Programa de Ciudades para América Latina y el Caribe de la IFC

Esta acelerada urbanización representa un gran desafío para garantizar calidad de vida de los ciudadanos, pero los desarrollos tecnológicos crean oportunidades para responder a estos desafíos. El transporte sostenible es un claro ejemplo y ganó relevancia en materia de infraestructura, debido a su alto potencial para reducir emisiones.

El sector de transporte es uno de los más grandes contribuidores a las emisiones de efecto invernadero en el planeta.

En el 2011, el transporte representó cerca del 23% de las emisiones de CO2 a escala mundial y en la región si no hay un cambio de tendencia, estas emisiones crecerán en 114% para el 2050. Hay diferentes tipos de tecnologías limpias para buses, entre estas, los buses eléctricos presentan grandes beneficios y diversos países del mundo exploran modelos que los conviertan también en rentables. En el 2017, Shenzen (China), fue la primera ciudad en alcanzar una electrificación de 100% en su flota de buses.

El modelo utilizado incorpora esquemas financieros innovadores que permitieron distribuir los riesgos y costos. Ese modelo hoy es sostenible. En América Latina, los gobiernos y las empresas tomaron conciencia de la necesidad de electrificar la flota de vehículos. Santiago ya comenzó el proceso de electrificación de su flota, y Sao Paulo y Medellín definieron metas para la electrificación del 100% de sus buses; adicionalmente, diferentes empresas privadas impulsan el uso de bicicletas y autos eléctricos. Los retos son grandes. Los costos de adquisición de los vehículos eléctricos y sus baterías son altos, se requiere una infraestructura de carga que sea capaz de proveer toda la energía necesaria, y la regulación debe promover la compra y el uso de vehículos eléctricos.