Tipo de cambio:

Compra: 3.297

Venta: 3.300


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 25

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DAE HWAN KIM. DIRECTOR DE LA AGENCIA DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL DE COREA EN LIMA

“Perú es ejemplo para la región en crecimiento y reducción de brechas”

Entrevista. El representante de Koica resaltó el fortalecimiento de la relación bilateral, que se refleja en el aumento significativo de la cooperación de la República de Corea. Consideró que nuestro país tiene el potencial para convertirse en miembro de la OCDE.

12/6/2018


Jessica Olaechea Tejada

jolaechea@editoraperu.com.pe

Koica tiene cerca de 20 años de presencia en el Perú. ¿Es una señal de las buenas relaciones bilaterales? ¿A cuánto asciende la cooperación de la agencia?

–Desde la apertura de nuestra oficina en el Perú, en el 2000, se ha fortalecido e incrementado la cooperación de Corea del Sur. Koica ha tenido un aumento significativo de su cooperación y el monto acumulado es de más de 100 millones de dólares. Es un monto significativo que refleja el fortalecimiento de la relación bilateral.

Corea ya es uno de los diez países más importantes como cooperantes internacionales para el Perú.

–¿Cuál es la prioridad que tiene el Perú entre los demás países que reciben cooperación de Koica?

–A nivel global tenemos un listado de 24 países prioritarios para la cooperación del Gobierno coreano, entre los cuales figura el Perú. En América Latina, Koica brinda cooperación a cuatro países: Colombia, Paraguay, Bolivia y el Perú.

–¿En qué áreas se ha traducido la cooperación brindada y a cuánto asciende esta para el 2018?

–Hay tres sectores prioritarios de nuestra cooperación: salud pública, administración pública, medioambiente y cambio climático, como parte de la estrategia Alianza País de la República de Corea 2016-2020. El monto de cooperación para este año asciende a 10 millones de dólares, uno de los más grandes de América Latina.

–El gobierno del presidente Martín Vizcarra está enfocado en el cierre de las brechas sociales, un tema coincidente con las prioridades de la cooperación de Corea del Sur. ¿Cuál es su mirada al respecto?

–El Perú ha obtenido un crecimiento importante en la última década, que le ha permitido situarse en el grupo de países de renta media, y ha logrado reducir la tasa de pobreza y pobreza extrema [exceptuando el último año].

Aunque todavía hay algunas brechas y dificultades en el Perú, sí vemos resultados significativos en la última década; creemos que ha tomado la ruta que se debe y ha alcanzado varios Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Considero que el Perú tiene mucho potencial y es ejemplo para otros países en América Latina en términos de crecimiento y reducción de brechas sociales. Aún existen retos que el país debe enfrentar y nuestro papel, como cooperante internacional, es contribuir al logro de las metas trazadas por el Gobierno peruano, es decir, reducir las brechas.

Por ello, una de nuestras preocupaciones es atender a la población vulnerable en materia de salud, en especial, en las zonas periurbanas en Lima y el Callao, así como en zonas rurales de la Sierra y la Selva.

–¿Cuál ha sido el aporte de Koica al Perú en la salud pública?

–Hemos construido 13 centros de salud y un hospital a escala nacional. Esos centros son para fortalecer los servicios médicos de atención en el primer nivel del sistema de salud de los beneficiarios del Seguro Integral de Salud (SIS).

Justamente, el 21 de mayo pasado inauguramos el centro de salud materno infantil de Chanchamayo, región Junín, que beneficiará a 20,000 pobladores de la selva central.

–En el campo de la administración pública, ¿qué proyectos se ejecutan?

–Corea es un país reconocido por su desarrollo tecnológico y queremos compartir esa experiencia, especialmente en el sector público, dándole sistemas de información a los ministerios.

Para la economía coreana, la industria minera es una de las más importantes y se debe desarrollar de manera sostenible. Por ello, uno de los proyectos que estamos ejecutando en el área de administración pública es en la remediación de pasivos ambientales.

Hemos invitado a un grupo de expertos de la empresa pública coreana Mining Reclamation Company (Mireco), que tiene experiencia en remediación de pasivos ambientales mineros en Corea, para fortalecer y establecer un sistema de administración de riesgos mineros en el Perú. Al mismo tiempo están compartiendo sus tecnologías, sistemas y experiencias de políticas con el Ministerio de Energía y Minas.

Como parte del proyecto a escala nacional, los especialistas ya visitaron diversos lugares con el equipo peruano. El trabajo se inició hace dos años y este 2018 concluirá.

Esperamos que las instituciones que participan en todo el ciclo de remediación accedan a este sistema digitalizado e integrado, y sus procesos sean más eficientes en el futuro. El papel del equipo de consultoría de Corea es darle también recomendaciones sobre en qué puntos hay debilidades en el sistema.

–Recientemente el Perú promulgó la Ley Marco sobre Cambio Climático como una señal de su compromiso con la protección del medioambiente, otro de los ejes de cooperación de Koica. ¿Qué iniciativas se han emprendido en esta área?

–Este año iniciamos en el campo del medioambiente un proyecto con Profonanpe [Fondo Nacional para Áreas Naturales Protegidas por el Estado] en Datem de Marañón, región Loreto, dirigido a poblaciones de seis comunidades indígenas que elaboran productos sostenibles y ahora usan combustibles diésel. Esto se transformará a energía renovable, mediante paneles fotovoltaicos.

Con la tecnología moderna apoyaremos para que el proceso productivo de esas comunidades sea más amigable y sostenible aplicando tecnologías fotovoltaicas.

Profonanpe ha recibido financiamiento del Fondo Verde para el Clima [establecido en el 2010 durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París] para implementar algunos componentes que permitan fortalecer la gobernanza de esas comunidades indígenas y algunas técnicas para mejorar sus producciones sobre la base de productos naturales.

Koica está financiando a Profonanpe para que también involucre el uso de energías renovables en las actividades productivas de las comunidades indígenas. Posee una inversión total de 9 millones de dólares, de los cuales, 1.8 millones de dólares son aportados por Koica.

–¿Este es un proyecto emblemático, pues posee recursos del Fondo Verde?

–Este es el primer proyecto aprobado en el Perú y se desarrollará hasta el 2019. Hasta ahora no hay otro. Por eso, el resultado será vital para futuras iniciativas que pueden aportar a preservar el medioambiente.

–Corea también ha comprometido su apoyo para promover el desarrollo de las mypes…

–Con el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo desarrollamos un proyecto para la segunda generación de la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), que incluye 12 módulos, dos de los cuales tienen un financiamiento de 5 millones de dólares de Corea: E-Pymex y VUCE Business2Business, para gestión empresarial y contable.

La meta de este proyecto es que las pymes exportadoras peruanas tengan un mejor acceso al mercado global.

E-Pymex brindará un sistema de información a las pymes exportadoras para su mejor manejo de recursos empresariales, como por ejemplo facturación, venta, logística, producción y recursos humanos. VUCE B2B es una plataforma a la que podrán acceder las pymes exportadoras peruanas y también sus compradores extranjeros. Los importadores extranjeros podrán hallar fácil y rápidamente la información que necesitan de los productos que ofertan las pymes peruanas. También se podrán hacer transacciones. Permitirá llevar el ecosistema de negocio a una plataforma virtual.

Corea tiene experiencia en el uso de este sistema de marketplace y este mes vendrá una empresa pública para compartirla. En 18 meses ya se tendrá establecido este sistema para brindar servicios. El año pasado terminamos el proceso de planificación de diseño del sistema.

–Usted ha resaltado los avances del Perú. Precisamente, una de las aspiraciones es ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el año del Bicentenario de la Independencia. ¿Considera quelas bases como país están sentadas para alcanzar esta meta?

–Considerando el avance que el Perú que ha obtenido en los últimos años, creo que no es una novedad que, prontamente, logrará la membresía de la OCDE. Creo que el Perú tiene potencial para ser aprobado. Sí, aún tiene retos, pero no hay ningún país que no los tenga. Corea, miembro de la OCDE desde 1996, aún tiene varios retos sociales y económicos.

Registro del patrimonio

En el sector de administración pública, Koica trabaja con el Ministerio de Cultura un sistema integrado para el registro del patrimonio cultural a escala nacional.

Por medio de este sistema se busca que, con la presentación de información en 3D, los museos puedan mostrar mejor cómo es y dónde está el patrimonio cultural. En la primera etapa vamos a involucrar a algunas oficinas regionales de Cultura y museos en Lima y de las regiones, que aún no están definidos Este año se inició la etapa de desarrollo del sistema que durará 18 meses, explicó Dae Hwan Kim.

“Consideramos que el próximo año habremos demostrado nuestra voluntad y estrategia de tener algunos resultados en algunas intervenciones en administración pública. En el 2019 ya podremos ir viendo algunos cambios notables y tangibles en este y otros sistemas en los que trabajamos en el Perú”.

Reto

Dae Hwan Kim está al mando de Koica en el Perú desde 2016. “Hemos trabajado fuertemente en el tema de salud. En mi gestión, el tema más importante era ampliar nuestras intervenciones en administración pública y medioambiente. Queremos explorar más proyectos en esos sectores”.

Señaló que el objetivo es tener un equilibrio entre los tres ejes de trabajo: capacidad del sector público y eficiencia en sus servicios públicos; desarrollo amigable con el medioambiente y desarrollo humano con mejores condiciones de salud.

Las relaciones entre Corea del Sur y el Perú datan desde 1963. Ambos países suscribieron un tratado de libre comercio en 2011 que entró en vigencia al año siguiente.