Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.384


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 17

de febrero de 2020

REFLEXIONES

Perú y el Índice de Percepción de la Corrupción

14/2/2020


Dante Urbina Padilla

Docente de la Carrera de Economía de la Universidad de Lima




Transparencia Internacional, organización no gubernamental enfocada en la lucha contra la corrupción, publicó recientemente el Índice de Percepción de la Corrupción 2019. Se trata de un índice que va del 0 (total corrupción) al 100 (total transparencia) y establece un ranking de países comúnmente encabezado por los países nórdicos, que suelen ser percibidos como los más transparentes a escala global. 

Dado que la corrupción, por su misma naturaleza, es un fenómeno oculto, no se puede disponer de una base de datos consolidada con los montos totales de la misma, a diferencia de lo que ocurre con agregados económicos, como la inversión o el producto bruto interno.

Sin embargo, la corrupción afecta diversas dimensiones de la economía y la vida social en general. Por tanto, es importante contar con mediciones, aunque sean indirectas, de la misma. De ahí la utilidad del Índice de Percepción de la Corrupción, que se usa tanto en investigaciones académicas como en el diseño de políticas.

En este reporte, el Perú obtuvo un puntaje de 36, similar al que obtuvieron Panamá, Tailandia, Brasil y Kosovo. Esto implica una cierta mejora con respecto al año anterior, en que registró 35. En cuanto a su posición relativa, se encuentra en el puesto 101 de 180 países. Esto lo pone un tanto por debajo de la mitad de la tabla. Ahora bien, si somos un país donde la corrupción es todavía un problema extendido, esto debe llevarnos a reflexionar sobre cuán grave debe ser en aquellas naciones que están en el fondo de la tabla, como Guinea Ecuatorial, Yemen o Somalia.

Por supuesto, hay avances en la lucha contra la corrupción. Pero todavía queda camino por recorrer. Tenemos oportunidades de reforma, que no deben ser desaprovechadas. Y esto no solo por la estabilidad política y sanidad moral del país, sino también para una mejor dinámica económica. Y es que una mayor transparencia en las instituciones puede contribuir a mejorar las expectativas, atraer inversiones, generar mayor eficiencia en la asignación de recursos públicos, y reducir la pobreza y la desigualdad.

Además, siendo el Perú un país rico en recursos, es particularmente susceptible a la corrupción, lo cual lleva a que se administre mal. De este modo, la corrupción explica, en gran parte, que nuestro país sea, como reza aquella frase atribuida a Antonio Raimondi, “un mendigo sentado en un banco de oro”. Pero con más transparencia, podemos aprovechar mejor el “oro”. La construcción de un mejor país pasa necesariamente por procurar la transparencia en las instituciones.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.