Tipo de cambio:

Compra: 3.320

Venta: 3.325


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 26

de enero de 2020

PISA 2018: una buena noticia

“[...] las autoridades del Gobierno deben profundizar la reforma educativa para seguir avanzando en los aspectos positivos y continuar mejorando las competencias de nuestros estudiantes [...]”.

6/12/2019


Los resultados de la prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) 2018 muestran que los estudiantes peruanos han mejorado sus competencias en matemáticas, ciencias y lectura.

A pesar de las voces que llaman a tomar con cautela estos resultados, resulta inobjetable que se trata de una noticia positiva, puesto que confirma un avance sostenido de la educación en el país.

La evaluación arrojó que el Perú es una de las siete naciones que han mejorado su rendimiento en matemáticas, ciencias y lectura. Además, presenta el mayor crecimiento histórico de los países participantes de América Latina, pues es el único que desde el 2009 no ha reducido su desempeño en las tres asignaturas mencionadas.

En relación con la evaluación del 2015, el Perú subió 13 puntos en matemáticas; 7 en Ciencias, y 3 en lectura.

No puede soslayarse la mejora en esta exigente evaluación elaborada por expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y es pertinente manifestar que fortalece la convicción de que la reforma educativa continuada y fortalecida por el Gobierno es el camino correcto para optimizar la calidad de la enseñanza que reciben nuestros estudiantes.

Los pilares de este proceso son la reforma curricular; el impulso a la meritocracia entre los docentes; el apoyo brindado a su capacitación; la elevación de sus remuneraciones; la mejora de la infraestructura educativa, entre otras medidas, cuyo norte ha sido hacer de la educación la clave para construir un país con igualdad de oportunidades y con capacidad para enfrentar los desafíos del mundo moderno.

El presidente Martín Vizcarra destacó que la tendencia y la curva de crecimiento del Perú en la evaluación son las adecuadas; mientras que la ministra de Educación, Flor Pablo, reconoció que el país continúa “superándose a sí mismo” en esta exigente prueba.

Sin embargo, la Prueba PISA ha revelado que el Perú registra los mayores niveles de segregación escolar entre las naciones evaluadas. Esto implica que las escuelas del país solo atienden a alumnos con similares niveles socioeconómicos. Es decir, en las escuelas de los ricos solo estudian ricos, mientras que en las de pobres solo hay alumnos pobres.

De acuerdo con expertos del Consejo Nacional de Educación (CNE), esta característica de nuestro sistema educativo no contribuye a generar oportunidades de desarrollo en igualdad de condiciones y no propicia movilidad social; por el contrario, ahonda las desigualdades sociales y no respalda el esfuerzo de construir una sociedad más justa y democrática.

Frente a este panorama, las autoridades del Gobierno deben profundizar la reforma educativa para seguir avanzando en los aspectos positivos y continuar mejorando las competencias de nuestros estudiantes; pero también deben ejecutar cuanto antes las medidas pertinentes para solucionar los problemas detectados.

Como sostiene el Ministerio de Educación, es posible aspirar a la excelencia educativa y para lograrlo resulta imprescindible hacer un esfuerzo sin precedentes.