Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

Por alimentos más saludables

“Las medidas que preserven la salud de los peruanos, especialmente de las generaciones venideras, no pueden analizarse solo con criterios legalistas, empresariales o mercantilistas”.

22/6/2020


La obesidad constituye uno de los problemas de salud más serios en el planeta. Diversos estudios científicos advierten el aumento de esta condición en muchos países y la estrecha relación que existe con el consumo de alimentos procesados y ultraprocesados que tienen alto contenido de azúcar, sal y grasas trans y saturadas.

Nuestra población no escapa a esta realidad. De acuerdo con el estudio Perú, enfermedades transmisibles y no transmisibles 2017, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 36.9% de los peruanos de 15 años a más presentan sobrepeso, el 21% sufren de obesidad y el 57.9% padecen exceso de peso, cifras preocupantes que sitúan al país como uno de los de más afectados por estas condiciones en la región. Según el Ministerio de Salud (Minsa), la obesidad es la próxima pandemia.

La Ley de Promoción de Alimentación Saludable de Niños, Niñas y Adolescentes, promulgada el 2013, es un intento por atacar este problema de raíz, ya que restringe el acceso de los menores de edad a alimentos procesados, con lo cual se busca protegerlos del sobrepeso y enfermedades derivadas. En virtud de este dispositivo legal se creó el sistema de octógonos de advertencia, mediante el cual los fabricantes deben consignar en las envolturas una advertencia sobre el alto contenido de sal, azúcar, grasas trans y grasas saturadas en los productos comestibles. La norma es considerada hoy una gran victoria de la salud pública frente a los intentos de la industria por frenar su aprobación.

Sin embargo, este esfuerzo sufrió un revés hace poco cuando la Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) declaró como barreras burocráticas ilegales las disposiciones del Minsa referidas a la publicidad de los octógonos. El pronunciamiento implica un duro golpe para este sistema con el consiguiente riesgo que representa para la salud de nuestra población.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, criticó el fallo de esta instancia del Indecopi y consideró que una decisión administrativa no puede ir en contra de las disposiciones para proteger la salud del pueblo. Asimismo, el Colegio Médico del Perú respaldó la posición del Gobierno y llamó a preservar este sistema de advertencia por tratarse de una conquista nacional.

Los octógonos de advertencia se usan en otros países con éxito. Su aprobación en el Perú demandó un gran esfuerzo y varios años de batalla contra intereses económicos de la industria de alimentos procesados que intentó por diversos medios, y valiéndose de aliados políticos, continuar obteniendo ganancias a costa de la salud de los consumidores. Consideramos que esta victoria de la salud pública debe defenderse en todas las instancias y que es conveniente el pronunciamiento del Gobierno a favor de mantener los octógonos. Igualmente, es pertinente la decisión de la Secretaría de Fiscalización de Competencia Desleal de Indecopi de apelar la resolución de la Comisión de Eliminación de Barreras Burocráticas.

Las medidas que preserven la salud de los peruanos, especialmente de las generaciones venideras, no pueden analizarse solo con criterios legalistas, empresariales o mercantilistas. Proteger a nuestra población no debe considerarse una barrera burocrática, sino una apuesta por un futuro más saludable.