Tipo de cambio:

Compra: 3.378

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 23

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

TRIBUTOS

Por amar: criollos con sentimiento

Si les contara la cantidad de veces que amigos y conocidos me han dicho: “Avísame cuando te presentes para ir a verte”, me faltaría espacio en esta página. Ser artista en el Perú implica muchas veces autogestionar el propio trabajo. Se hace más difícil cuando no se cuenta con auspiciadores; pero valgan verdades, los auspiciadores buscan algún beneficio en los auspicios que otorgan, generalmente la promoción de su marca, que se traduce en el incremento de sus ventas. Para ello, el producto que auspician debe ser lo suficientemente atractivo para que la gente lo consuma.

3/2/2019


Sergio Salas

Abogado, Músico criollo

Elaborar un espectáculo criollo de una magnitud mediana es difícil. Hoy les compartiré los secretos que hay detrás de una función para que la próxima vez que asistan a una, esta pueda ser apreciada de otra forma.

En principio, hay que elegir una fecha. Es complicado hacerlo porque el público debe tener disponibilidad económica para comprar las entradas. Una mala fecha, por ejemplo, sería en diciembre, cerca de la Navidad, porque la gran mayoría tiene destinado sus ingresos a la compra de regalos.

Una vez que tenemos la fecha debemos decidir el lugar que tendría que ser, por el tipo de espectáculo que estamos describiendo, un teatro. Aspirar al Teatro Nacional es muy lejano (aún). Uno tiene que pisar tierra. Comenzamos entonces a buscar un teatro para alquilar y, como es lógico, hay una tarifa que tenemos que cubrir; es posible que los costos varíen según ubicación, capacidad y/o días de la semana.

Luego debemos atender dos puntos estratégicos: sonido y luces. Es fundamental que dentro del equipo de trabajo contemos con un profesional en luminotecnia y otro en ingeniería de sonido. En el caso de las luces, hay un detalle adicional, debemos ensayar cuidadosamente los momentos claves en que se harán los cambios durante la interpretación de cada tema.

Lo más fácil, práctico y barato sería entrar al escenario, cantar y tocar. Sin embargo, en los detalles está la diferencia; por lo tanto, en una época en que todo entra por los ojos, el espectáculo debe ir acompañado de efectos visuales. Como comprenderán, esos efectos visuales pueden ser hechos por computadora o ejecutados por seres humanos (bailes u otras artes). Pero así sea computarizado, siempre tendrá que haber alguien en la cabina de control que maneje esos efectos y, como todo profesional, esta persona cobra honorarios por su trabajo. A veces, los artistas estudian para ser ellos mismos los que realicen los audiovisuales, lo que implica la inversión en programas de edición, aprendizaje y horas de perfeccionamiento.

No olvidemos que antes de todo espectáculo debemos acercarnos a las oficinas de la Apdayc y pagar los derechos de autor de las canciones que vamos a interpretar, y si deseamos que los asistentes al concierto se lleven un recuerdo, pues ¿qué mejor que un CD?, por lo que tenemos que mandar a reproducir los ejemplares suficientes para tenerlos el día de la función. Mientras esto sucede, hay que decidir cómo venderemos las entradas. Hay dos caminos: la forma tradicional (que implica trasladarse con el tráfico limeño a un punto de la ciudad para adquirirlas) o de manera virtual.

Hoy en día existen soluciones tecnológicas que permiten generar, previo pago, entradas a espectáculos con código QR, tal cual como si las compraran en físico. La diferencia es que las entradas pueden ser mostradas desde el celular, evitando el uso de papel y colaborando así con el cuidado del medioambiente. El criollismo también debe modernizarse.

La publicidad. Si no hay una buena publicidad, la gente no se enterará del evento. Hay forma de pagar por publicidad mediante Facebook e Instagram, pero para que sea efectiva se debe haber trabajado previamente en ganar audiencia por medio de una fan page.

Consideremos que paralelamente a lo antes narrado, debemos ensayar el repertorio, la puesta en escena y los diálogos que forman el contenido del evento. El esfuerzo que hay detrás de un concierto de música criolla de este tipo es enorme; sin embargo, la satisfacción de dejar una sonrisa en los asistentes vale completamente la pena.

El jueves 7 de febrero, a las 20:00 horas, Sergio Salas y Sheilla Tang vuelven. Ofreceremos un concierto al que hemos denominado Por Amar, en el Teatro del Centro de la Amistad Peruano China (Jesús María). Haremos un recorrido musical criollo por los diferentes amores de nuestras vidas. Estamos seguros de que la experiencia será fabulosa. Espero conocerlos esa noche.