Tipo de cambio:

Compra: 3.284

Venta: 3.286


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 16

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Por una educación de calidad

El objetivo es que las universidades cuenten con facultades y escuelas profesionales dentro de un marco general de la búsqueda permanente de la calidad del servicio educativo y acabar con la promoción de fortalezas que no poseen.

10/6/2019


En el mundo, las universidades constituyen instituciones fundamentales para la promoción de la investigación y de la cultura y, por consiguiente, para el desarrollo nacional. De ahí que resulta importante la labor emprendida por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), de acuerdo con el mandato de la Ley Nº 30220, cuya constitucionalidad además fue ratificada por el Tribunal Constitucional; esto es, de proteger el derecho de los jóvenes a recibir una educación superior de calidad y, de esa manera, mejorar sus competencias profesionales.

La Sunedu, de este modo, como organismo adscrito al Ministerio de Educación, está encargada del licenciamiento y supervisión del servicio educativo superior universitario, así como de la fiscalización del uso de los recursos públicos y beneficios que son otorgados a las universidades para fines educativos y de mejoramiento de la calidad. Entre otros, comprende el licenciamiento de universidades, filiales, facultades, escuelas y programas académicos, a fin de verificar el cumplimiento de las condiciones básicas de calidad para ofrecer el servicio educativo superior universitario y autorizar su funcionamiento.

De ahí que en días recientes aprobó los estándares para la creación de facultades y escuelas profesionales. Una medida más que justificaba al constituir las primeras, responsables de la aprobación de los grados académicos y títulos profesionales, así como proponer el número de vacantes para el proceso ordinario de admisión; y, las segundas, a cargo del diseño y actualización curricular de la carrera profesional y de conducir el proceso formativo de los estudiantes.

La norma es clara, las universidades, mediante sus respectivas instancias de gobierno, serán autónomas de decidir la creación de estas unidades organizacionales, siempre y cuando lo realicen en observancia de los criterios adoptados en el marco del artículo 35 de la Ley universitaria, el cual señala que la creación de facultades y escuelas profesionales se realiza de acuerdo, precisamente, a los estándares de la Sunedu.

Se trata de lineamientos de observancia obligatoria para todas las universidades públicas y privadas, referidos a la justificación de la necesidad, análisis de los recursos, afinidad de los contenidos educativos y los objetivos académicos, adecuación de documentos normativos, académicos y de gestión, definición del diseño organizacional y el plan de implementación.

La Sunedu, de este modo, busca garantizar que las universidades creen facultades y escuelas profesionales sobre la base de criterios técnicos, y que contribuyan a la conformación de sus órganos de gobierno y con la calidad del servicio educativo de los programas de estudio, en atención a que estas instancias organizacionales tienen a su cargo la gestión académica, curricular, docente y de la investigación, en lo que corresponda.

Implica finalmente que las universidades cuenten con facultades y escuelas profesionales dentro de un marco general en la búsqueda permanente de la calidad del servicio educativo, y terminar de una vez con casos de instituciones que promocionan fortalezas que no poseen.