Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

Presupuesto histórico

“[...] sería apropiado analizar posibles mecanismos que garanticen un incremento sostenido de los recursos para la salud y así lograr que en pocos años el gasto sanitario del Perú sea equivalente al 6% del PBI.”

30/7/2020


Ningún evento ha expuesto  antes de forma tan dramática las falencias de nuestro sistema sanitario como la pandemia del nuevo coronavirus. Desde la aparición de la enfermedad en el país, en marzo de este año, las deficiencias estructurales y funcionales del sector salud han complicado la posibilidad de decenas de miles de personas de acceder a atención médica oportuna, dado que la fuerte demanda colapsó los hospitales.

Uno de esos problemas es la falta del presupuesto. Como hemos señalado anteriormente en este mismo espacio, el Perú invierte cerca del 3% de su producto bruto interno (PBI) en la salud, cifra menor si se toma en cuenta que varios países de América Latina dedican hasta el 6% y otros, como Cuba y Estados Unidos, entre el 8% y el 10%, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En el caso de las naciones miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), el gasto en este rubro llegó en el 2018 al 8.8% en promedio y se espera que en el 2030 supere el 10%.

Por lo tanto, es evidente que nuestro país requiere aumentar los recursos que destina a este servicio esencial para brindar a la población asistencia eficiente y optimizar la capacidad de respuesta de los hospitales ante un aumento importante de la demanda como la que soportan en los últimos meses como consecuencia de la pandemia.

Por esa razón, el presidente Martín Vizcarra anunció en su mensaje al Congreso por Fiestas Patrias la asignación de 20,000 millones de soles al financiamiento de la salud en el 2021, monto que destacó como el más alto de toda la historia de nuestra República.

Sin duda, se trata de una noticia positiva porque permitirá profundizar aquellas acciones en curso para mejorar la calidad sanitaria. Tal como lo subrayó el Jefe del Estado, el Gobierno fortalecerá el primer nivel de atención, lo cual implica mejorar, por ejemplo, las postas médicas e instalar nuevas a fin de evitar que la población se vea obligada de recurrir a los grandes hospitales cuando se enferme.

La lógica de esa estrategia es válida. Si el primer nivel de atención médica en el Perú hubiese contado con mejor infraestructura, equipamiento y profesionales suficientes, probablemente los grandes hospitales no hubieran experimentado tantos problemas para responder a la pandemia. Según especialistas, Costa Rica y Uruguay, entre otros países, evitaron el colapso de sus centros médicos gracias a que su sistema primario funciona de forma eficiente.

En consecuencia, es positivo el incremento del presupuesto anunciado por el Mandatario, pero es preciso que el monto continúe subiendo anualmente. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) informó que este año la salud contó con 18,495 millones de soles. Es decir, al 2021, el sector dispondrá de más de 1,500 millones de soles adicionales.

Si bien es cierto que aumentar el presupuesto no puede decretarse sin tomar en cuenta criterios técnicos y la capacidad de las arcas públicas, sería apropiado analizar posibles mecanismos que garanticen un incremento sostenido de los recursos para la salud y así lograr que en pocos años el gasto sanitario del Perú sea equivalente al 6% del PBI.