Tipo de cambio:

Compra: 3.268

Venta: 3.273


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 16

de julio de 2018

ÍNDICE DE MUERTES EN CARRETERAS ES MÁS ALTO RESPECTO AL DE OTRAS ARTERIAS

Prevención de accidentes debe priorizarse en las vías nacionales

Informe. Si bien el Estado tiene que trabajar, mediante diversos mecanismos, para contrarrestar los atropellos, choques y otros percances en todas las pistas, expertos señalan que hay vías donde los índices de siniestralidad merecen una mayor atención.

11/1/2018


Percy Buendía Quijandría

pbuendia@editoraperu.com.pe

Cifras que preocupan. En el 2016, se registraron 92,301 accidentes de tránsito en todas las vías del país, de los cuales 2,997 ocurrieron en las carreteras. Si bien en comparación con el total, este último número no puede parecer significativo, sí llama a la reflexión que los percances en las vías nacionales hayan crecido significativamente y su índice de fallecidos sea más alto respecto al de otras arterias.

El Centro de Investigación y de Asesoría del Transporte Terrestre (Cidatt) consideró que los esfuerzos del Estado en la prevención de los accidentes de tránsito deben estar dirigidos, principalmente, a las carreteras, pues su índice de muertos es diez veces más alto que los de las vías urbanas, locales o vecinales.

Impacto

El documento Indicadores de impacto de los accidentes de tránsito en carreteras nacionales y vías no carreteras en el período 2004-2016 precisa que, a la par, se cuadruplicó también la cantidad de heridos en estas vías nacionales respecto de las otras arterias.

De acuerdo con el informe del Cidatt, los accidentes carreteros crecieron en 150% en el citado lapso; mientras en las otras vías se incrementaron en 20%. “Es decir que, al 2016, la tasa de crecimiento de los accidentes en carreteras ha sido 7.5 veces más alta que la de los accidentes en otras vías [año base 2004]”.

Para tener una idea de las rutas de mayor impacto, en el documento se reveló que durante el período 2004-2016, el 57% del total de percances en carretera se concentró en la Panamericana Sur y en las vías de penetración sur.

Sur

Pero si se habla de víctimas, el 55% de los accidentes fatales en carreteras de todo el país se registró en la Panamericana Sur y en la carretera Central, al igual que el 53% de los no fatales.

Ante estos indicadores, el Cidatt propuso una serie de lineamientos básicos para desarrollar una estrategia nacional en la reducción de accidentes de tránsito.

Así, planteó que el Estado priorice su intervención de prevención en las carreteras nacionales a cargo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), porque los accidentes en estas vías “matan y causan más heridos”.

Es importante fortalecer las instituciones que están a cargo de la construcción, mantenimiento, operación y seguridad de las vías nacionales, así como evitar la duplicidad jurisdiccional en su gestión.

Para el Centro de Investigación y de Asesoría del Transporte Terrestre, las carreteras deben ser reguladas por la autoridad nacional y prohibir la circulación de mototaxis y vehículos no autorizados. Las vías metropolitanas tienen que ser administradas por las provincias y las locales, por el distrito, agregó.

Destacó la necesidad de fortalecer la gestión de la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran) e integrar su operación a la labor de otras instituciones como el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositran) y la Sunat.

“Es urgente frenar la creación de más instituciones [vinculadas al sector], cuando las que existen no funcionan. Lo prioritario es hacerlas funcionar y asignarles recursos propios. Sin recursos nada funciona”.

La aprobación de nuevas leyes no significa la eliminación inmediata de los accidentes, afirmó el Cidatt.

“Los últimos 10 años nos muestran que nada de lo hecho ha logrado reducir siquiera un solo accidente y, por el contrario, los ha multiplicado”.

Responsabilidad

Para la citada institución, el infractor debe ser responsable del 100% de la sanción impuesta, de tal modo que la responsabilidad no derive al propietario del vehículo, lo que crea impunidad. “La infracción debe seguir al conductor infractor a donde vaya”.

Es primordial también romper el mito de que las infracciones caras reducen los percances en las carreteras, anotó la institución. “Los resultados lo demuestran y la detención o suspensión temporal del infractor es más efectiva conforme lo demuestra la experiencia internacional”.

Secuelas irreparables

De acuerdo con la organización no gubernamental (ONG) Luz Ámbar, todos los días fallecen en el Perú entre ocho y diez personas en las calles y carreteras como consecuencia de un accidente vehicular, lo que deja un vacío irreparable con secuela de huérfanos, familias desintegradas y lesionados. Durante el primer semestre del 2017, 201 personas murieron por accidentes de tránsito y 88 resultaron heridas, detalló.

Luz Ámbar explicó que las causas principales de accidentes de tránsito a escala nacional en el 2016 fueron el exceso de velocidad y la imprudencia del conductor. Sin embargo, en Lima primaron las imprudencias del conductor y del peatón. En el 2016, detalló, los accidentes vehiculares, que dejaron 2,696 fallecidos y 53,776 heridos. Según la Policía, ese mismo año al menos 10,000 conductores se dieron a la fuga después de protagonizar un accidente de tránsito. Tan solo en el Perú, durante los últimos diez años se registraron alrededor de 900,000 acontecimientos de tránsito, que ocasionaron más de 38,000 muertes y dejaron más de 53,000 heridos, refirió la ONG.

Cifra

26 mil 683 kilómetros de carreteras forman parte de la Red Vial Nacional, el 16% de todas las vías.