Tipo de cambio:

Compra: 3.268

Venta: 3.273


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 16

de julio de 2018

Protección contra la violencia

Aunque resulte un tipo de violencia que ocurre dentro de los hogares, el Poder Ejecutivo ha impulsado diversas acciones para reducir la intensidad y la frecuencia de la agresión doméstica en el país. El resultado de ese trabajo ha sido la disminución del número de agresiones durante el 2017 y el afinamiento de estrategias para potenciar la protección contra las víctimas a escala nacional en el corto plazo.

9/1/2018


El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables ha informado que en el pasado año se mejoró, por ejemplo, la atención en los Centros de Emergencia Mujer (CEM) e incrementó su número en 50 dentro de las comisarías, lo cual ha permitido que el 75% de féminas que llegaron a las estaciones policiales concrete la denuncia por violencia. Para el presente período anual se tiene prevista una inversión mayor para instalar 50 CEM más, incluyendo en centros hospitalarios, en lugares donde se registran mayores índices de violencia, y así cubrir el 25% restante de las denuncias.

El objetivo de los CEM es ayudar a la víctima mediante una atención integral con profesionales multidisciplinarios. En estos centros se realizan, además, actividades de prevención mediante capacitaciones, formación de agentes comunitarios y movilización de organizaciones.

A la par, también se impulsará una estrategia de prevención basada en dos pilares. Primero, la autonomía económica de la mujer será reforzada para que dependa menos de la pareja potencialmente agresora; y segundo, la generación de nuevas masculinidades, dirigidas a los hombres en general a fin de construir una paternidad más responsable y una relación de pareja menos machista y prejuiciosa. La meta aquí es sensibilizar a 85,000 hombres, al punto que compartan el trabajo doméstico con sus parejas y se liberen de estereotipos que conduzcan a comportamientos agresores.

Estas líneas de trabajo se desarrollan porque la mujer, como sujeto de derechos, enfrenta dificultades para gozarlos a plenitud. Por ejemplo, en el Perú y el mundo existe un porcentaje significativo de féminas agredidas de manera física, emocional y psicológica, tal como lo revelan cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática en el caso peruano, y de la Organización de las Naciones Unidas en las incidencias registradas a escala mundial.

Como democracia moderna, el Perú apunta a afianzar el pleno respeto a los derechos del género femenino, otorgándole su debido papel en nuestra sociedad, sin ningún tipo de discriminación, valorando sus potencialidades en diversas áreas, entre ellas la política y la economía.

Han sido variados los esfuerzos del Perú por el logro de ese objetivo. Allí tenemos la creación del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, además de otros indicadores como la reducción de la mortalidad materna y la aprobación de normas contra el acoso femenino. Estos esfuerzos buscan perfilar un nuevo panorama para la defensa de los derechos humanos, en general, y para la protección de una protagonista esencial en el desarrollo y el crecimiento del país.