Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Rastreando las raíces

La amplia variedad genética que tenía la población de Cusco antes de la llegada de los españoles muestra el carácter imperial del Tahuantinsuyo, revela un estudio internacional.

20/5/2020


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Un trabajo sobre las antiguas poblaciones de los Andes, desarrollado por un equipo de científicos de diversos países, revela que en la mayoría de regiones hubo una continuidad genética que se remonta, en algunos casos, a 9,000 años.

Mario Rivera, arqueólogo chileno que participó en el proyecto, explicó al Diario Oficial El Peruano que esto significa que un mismo grupo humano ocupó cada zona durante varios siglos.

Imperios andinos

Sin embargo, existen tres urbes prehispánicas en las que no se cumplió esta situación: las capitales de los incas, los wari y los tiahuanaco.

Señaló que “el Cusco poseía el mayor stock genético” que hayan podido registrar.

De acuerdo con este estudioso, ello revela el carácter imperial del Tahuantinsuyo y, en menor medida, de las otras dos culturas precolombinas.

Manifestó que al hablar de imperio se refiere a que tenían una organización eficiente para mantener cohesionadas a poblaciones diversas bajo una misma ideología.

Comparó lo hallado en el Cusco con la diversidad que se podría encontrar en Roma o en una gran ciudad de la actualidad.

El arqueólogo chileno mencionó que era un largo anhelo de su rama de estudio el que los genetistas se interesaran en trazar mapas del ADN de sujetos prehispánicos.

Un dato que resaltó Rivera es que en una relativamente estrecha franja entre la costa y la sierra se presentan bastantes diferencias de ADN, por lo que el siguiente reto es ver cómo interactuaban estas poblaciones con sus pares de la selva.

El estudio es liderado por investigadores del Harvard Medical School y de la Universidad de California, Santa Cruz.

Datos

Los vestigios usados provenían –además del Perú– de Chile, Bolivia y Argentina.

Para ello se han utilizado restos como molares, pelo o huesos.

Se ha planteado para un nuevo proyecto abarcar también a Ecuador, Colombia y la zona amazónica.

89 restos humanos prehispánicos fueron analizados en el estudio.