Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Reactivación en marcha

La pandemia causada por el nuevo coronavirus ha paralizado casi en su totalidad las economías de los países en los cinco continentes y el Perú desafortunadamente no ha sido la excepción.

5/5/2020


Desde el inicio del estado de emergencia nacional decretado por el Gobierno, las actividades económicas y productivas en nuestra patria debieron hacer un alto como medida obligada para frenar la expansión de la letal cepa vírica.

Fue una disposición necesaria, pero no por ello exenta de consecuencias negativas. La paralización de nuestro aparato productivo ocasiona millonarias pérdidas, afecta al empleo y causará sin duda una contracción en el crecimiento para el presente año.

Si bien antes de la crisis se preveía que nuestro producto bruto interno se expandiría cerca de 3%, hoy esa proyección no supera el 1% y no se descarta que sea aun menor de mantenerse la pandemia por más meses.

Por tanto, a casi dos meses de iniciado el estado de emergencia, es importante para el país empezar a reactivar aquellas actividades que dinamizan la producción y ponen a andar el engranaje de la economía sin que ello implique descuidar las disposiciones orientadas a prevenir que más compatriotas se infecten.

Así lo ha entendido el Gobierno y por ello oficializó la reactivación paulatina de 27 actividades en cuatro sectores claves: minería, construcción, servicios y turismo y comercio. Esta estrategia gradual comienza este mes y se aplicará hasta agosto.

Punto importante en este asunto es que este plan incluye la obligación de establecer protocolos y medidas de protección estrictas que prevengan contagios entre las personas que forman parte de estas actividades económicas. Con ello se busca mantener a raya al virus y evitar que más peruanos tengan la desventura de infectarse.

Los resultados de esta estrategia se verán con el transcurrir de los meses, pero se vislumbra un efecto positivo en la economía debido a que los cuatro sectores seleccionados han tenido en los últimos años un papel preponderante en el crecimiento peruano, especialmente la minería y la construcción.

Adicionalmente, la reactivación de las actividades permitirá que miles de compatriotas conserven sus puestos de trabajo y generen nuevamente ingresos para sus familias, lo cual también dinamizará la economía mediante el impulso al consumo interno.

Es necesario recordar que las propias empresas de los cuatro sectores tienen la enorme responsabilidad de diseñar protocolos de protección para neutralizar las posibilidades de contagio en coordinación con el Ejecutivo. Si esto no se cumple, muy probablemente el resultado del esfuerzo será contraproducente para la población y ocasionaría un repunte de la infección.

Por lo expuesto, la estrategia del Gobierno parece ser la más adecuada en la actual coyuntura de crisis sanitaria mundial y de tener el éxito esperado propiciará que otros ámbitos de nuestra economía reciban el visto bueno para reactivarse en los próximos meses con las medidas de seguridad respectivas.