Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

RESCATES BIBLIOGRÁFICOS

Recuento de historiadores

Ad portas del aniversario número 199 de nuestra Patria, reproducimos extractos del amplio artículo “La historia en la primera centuria del Perú Independiente”. Se repasa el trabajo de los principales investigadores de nuestra historia. Se publicó en la revista Mundial, el 28 de julio de 1921.

26/7/2020


Teobaldo González López

Articulista cotidiano del semanario Mundial (1920-1931)




La belleza del Perú, encerrada en su grandiosidad incaica, interesó la atención ávida de los hombres de la Colonia. Los mil motivos de esa vida fastuosa y extraordinaria del país del Sol, continúa llamando a su estudio a los investigadores y científicos más eminentes del mundo. Y, entonces, Blas Valera, Garcilaso de la Vega, Calancha, Meléndez, Pedro Peralta, Llano Zapata, Alonso de Cueva, Betanzos, Sarmiento de Gamboa, Zárate, Montesinos y otros más, nos han legado la grandeza incomparable de sus narraciones, y, hoy nuestras ruinas incaicas forman un enigma cuyo secreto se investiga ansiosamente.

[…]

José Eusebio de Llano Zapata, aquella extraordinaria inteligencia, de inmensa cultura, que poseyó ocho idiomas y resolvía con igual facilidad un problema científico, hizo valiosa labor histórica, cristalizada especialmente en sus famosas “Memorias histórico-físico-apologéticas”.

Y, don Pedro de Peralta Barnuevo Rocha y Benavidez, otro prodigio de la Colonia, orgullo académico de San Marcos, cuyo rectorado ocupó varias veces. Poeta inspirado, aunque de pésimo gusto, su poema “Lima Fundada” y la “Historia de España Vindicada”, constituyen preciosos arsenales de datos para la historia.



La epopeya de la independencia y los primeros años de la República, con sus acontecimientos de renovación y lucha heroica, inspiraron a muchos de los autores de tan magnos hechos, a escribir sus Memorias. Y, O’Leary, Miller, Lord Cochrane, “Pruvonena”, etc., vaciaron, en interesantísimos trabajos, toda aquella época de eterna evocación en el pasado de América. Agréguese a esto la intensa labor realizada para publicar la documentación de aquellos días, hay una base sólida y poderosa, para la reconstrucción de tan importantes sucesos.

[…]

Espíritus superiores han estudiado en nuestra patria, durante esta primera centuria, la historia admirable de los incas, con sus estupendas civilizaciones; los fastuosos días del coloniaje, la revolución emancipadora y la turbulenta época republicana.

Y nuestra historia ha sido investigada, no sólo por laboriosos espíritus nacionales. Sino también por extranjeros que enamorados de la belleza del país de los incas, lo han estudiado con verdadera pasión. Y allí está la obra de Sir Clements Markam, que casi abarca toda su vida, cincuenta años de labor incesante, haciendo saber al mundo, en el idioma de su pueblo, la grandeza del Tahuantisuyo. La inmensa y valiosa labor de Prescott, la de Tschudi, de Lorente, de Caivano, Medina, Bilbao, de Max Uhle y otros más, tan llenas de esfuerzos y méritos que obligan a todo nuestro reconocimiento.



[…]

Otro hombre de vasta y de admirable perseverancia había de consagrar todas sus energíasa a la investigación de la historia nacional: don Mariano Felipe Paz Soldán. Infatigable coleccionador de libros, folletos y papeles históricos y narrador de sólida base fué Paz Soldán, quien nos legara, como prueba tangible de su laboriosidad, la única historia amplia que de la época independiente poseemos; historia, cuya riqueza de documentos y abundancia de datos, verdaderamente asombrosa, constituye la fuente de información más rica sobre la vida republicana.

[…]

Antes de promediar ese periodo de tiempo aparecen los escritos de don Ricardo Palma, este mago creador de un género literario e histórico único, propio, suyo: la tradición.

Aquella musa grave que se llama Historia le dijo al cronista la verdad y su pluma inimitable la unió a la leyenda y a la novela, y de esta mixtura suave y deliciosa, saturada de proezas, de aventuras, de canciones y de anécdotas se formó la tradición, aquella tradición de romances caballerescos que hace el encanto de los escritos de Palma: historia, leyenda y poesía.



[…]

Fué don Félix Cipriano Coronel Zegarra, un bibliógrafo e historiógrafo en el más amplio concepto.

Colaboró en la monumental obra de Mendiburu, el “Diccionario Histórico Biográfico del Perú”, en donde se encuentra el notabilísimo trabajo de Zegarra sobre Tupac Amaru, que constituye la más completa y exacta recreación de la vida y hechos de este indio heroico, que llegó a cristalizar en una hora suprema para su raza, todas las rebeldías y ansias de libertad.

[…]

Un hombre laborioso que vivió en la histórica Biblioteca de Lima, durante algunos años, ejerciendo su dirección, dedicó toda su actividad a la búsqueda y colección de documentos de la historia y literatura patria; fué este espíritu infatigable el Coronel don Manuel Odriozola, viejo militar, cuya afición por el pasado le llevó a formar la valiosa colección de los “Documentos históricos del Perú”.

La labor histórica nacional, habría de recibir bien pronto el impulso energías renovadoras, como las de Pablo Patrón, Enrique Torres Saldamando, Manuel González de La Rosa, José Toribio Polo y José Antonio de Lavalle.

Fué Patrón, un sabio, cuyos dominios no solo abarcaban las ‘ciencias, sino, también la historia.

[…]

Posee relieve especial e inconfundible, la obra de historia realizada por el exquisito literato D. José Antonio de Lavalle. En la Revista de Lima, que fundó en 1860, aparecieron sus interesantes trabajos de investigación y Literatura. Brotaron de su pluma: el completo estudio de la vida novelesca de aquel ilustre limeño, que se llamó don Pablo de Olavide, y otros trabajos, como Pedro Bravo y Lagunas, Vicente Morales y Duarés, José Manuel Valdés, Juan de la Torre, la Perricholi, la Ejecución de Antequera, Abascal, O’Higgins, Hernando de Cárdenas, la Primera doncella noble que vino al Perú, Ana de Osorio. Un aventurero Limeño. Gobernantes y Arzobispos del Perú.

[…]

Ya en el último cuarto de siglo hasta nuestros días, revélase la obra fuerte y copiosa del sabio maestro de nuestra vieja Universidad Doctor Carlos Wiesse, cuya intensa preocupación por enseñanza de la historia le ha llevado a trazar los mejores libros didácticos de historia del Perú. La reputación conquistada por el doctor Wiesse y el inmenso aprecio en que se tienen sus opiniones, constituyen el más justiciero tributo a los méritos, de tan diga no sucesor de Lorente.

El Maestro de la Juventud, doctor Javier Prado, cuya muerte acaba de conmover a la nación, realizó fecunda labor de historia, fara es su obra en donde la narración real de los hechos no apoya sus teorías.



[…]

Ya últimos años, al finalizar estos postreros lustros del siglo de la libertad, se destaca en primer lugar, como uno de los más intensos cultores de la historia del Perú, el talentoso profesor de San Marcos doctor José de la Riva Agüero. Obra de erudicción sabia, de inmensa y paciente investigación, es la suya. Con un don peculiar para el análisis preciso de los hechos y su concepción integral, el doctor Riva Agüero, ha señalado a la juventud estudiosa los verdaderos límites de la historia y ha precisado el concepto amplio de élla.

Su estudio sobre “La Historia en el Perú”, su trabajo de el “Carácter de la literatura del Perú independiente”, son revelaciones hermosas de mayores triunfos. Su elogio a Garcilazo, es una bella manifestación de su talento y su saber.

(*) Nota del editor: En este texto, se respeta la escritura de la época.