Tipo de cambio:

Compra: 3.318

Venta: 3.321


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 19

de agosto de 2018

ENFOQUES

Recuperando la historia de Lima

La revalorización de la ciudad de Lima, orientada a devolver y mantener la belleza de casonas, teatros y calles, es un trabajo permanente. Cada funcionario integrante de la Empresa Municipal Inmobiliaria de Lima (Emilima) está comprometido con los diversos proyectos de recuperación y renovación de espacios del Centro Histórico de la ciudad, porque caminamos hacia la celebración del bicentenario de la declaración de nuestra independencia. En ese sentido, merecemos tener una ciudad capital que, además de lo histórico y tradicional, exhiba modernidad y garantice calidad de vida.

16/5/2018


Claudia Ruiz

Gerente General de Emilima

En ese esfuerzo, son varios los proyectos que han sido ejecutados con éxito en nuestra capital. Uno de ellos fue la recuperación del teatro Municipal, que, tras los trabajos de restauración, reabrió sus puertas en 2010 y hoy miles de personas disfrutan sus funciones en instalaciones que reúnen características arquitectónicas y de acústica de primera calidad.

En la misma línea de acción, la recuperación del teatro Segura y de la sala Alcedo está en marcha, con trabajos para el mantenimiento de pisos, escenarios y butacas, tratamiento de paneles acústicos y la activación del sistema de mecánica teatral.

Como parte del patrimonio cultural limeño, los balcones y las fachadas de las casonas virreinales han tenido un tratamiento especial. Así, la Municipalidad de Lima Metropolitana emprendió trabajos de recuperación y restauración del museo Bodega & Quadra, la Casa del Rastro y la Casa de las 13 puertas, entre otros imuebles de gran valor.

Con el mismo empeño, se trabaja en la restauración de balcones y fachadas del eje peatonal Áncash-Carabaya. Y entre los proyectos pendientes están el hospicio Manrique y el centro de educación física Conchucos.

En el plano habitacional, se desarrollaron proyectos para la reconstrucción de viviendas, como los conjuntos habitacionales Monserrate y La Muralla, que albergan a decenas de familias.

Un aspecto importante es que los proyectos se concretaron con lo recaudado en el Fondo Metropolitano de Renovación Urbana (Fomur), administrado por Emilima. Precisamente, los recursos que se recaudan en las subastas del Fomur permiten invertir en la restauración de estos espacios para la ciudad.

En esta labor no está ausente el enfoque recreacional. Por eso se ha concluido la refacción y la ampliación del Circuito Mágico del Agua, espacio de entretenimiento incluido en el libro de los récords Guinness, por ser uno de los centros turísticos más visitados. Se han implementado también nuevos atractivos, como el Topiario de Corazones y el Jardín Vertical, y se desarrollan proyectos como el Túnel Interactivo, el mariposario y el laberinto.

Creemos que cada metro cuadrado recuperado y revalorizado suma para dar forma a esa Lima que todos queremos.