Tipo de cambio:

Compra: 3.294

Venta: 3.297


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 20

de abril de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Rendición a los 100 días es buena costumbre política

No es obligatoria, afirma analista José Tello. Entre los seis meses y un año se verán mejoras en la gestión, asegura.

16/4/2019


Percy Buendía Quijandría

pbuendia@editoraperu.com.pe

En el lapso de seis meses a un año ya se puede apreciar si la gestión de un alcalde o gobernador regional será buena o no, sostuvo el experto en temas municipales José Tello Alfaro, quien saludó la costumbre política de rendir cuentas en los primeros 100 días de administración, no obstante que no es una obligación legal.

“Los 100 días, más que una obligación de rendir cuentas como un tema legal, es un asunto de praxis. Mucha gente la exige, incluso los medios tocan el tema como una obligatoriedad, pero no lo es. Lo que se hace es cumplir con una buena costumbre política”, declaró al Diario Oficial El Peruano.

Adaptación

El citado período, refirió, sirve para que las autoridades de un gobierno local o regional, que recién comienza su mandato, se acomoden en la gestión. “Estamos hablando de autoridades que no vienen de una reelección, han sido recién elegidas”.

“Más de uno puede haber sido autoridad anteriormente en el aparato público, pero la gran mayoría no ha tenido experiencia y están debutando en el cargo”.

Tello recordó que los gobernadores regionales y alcaldes tienen cuatro años de gestión por delante y, muchas veces, llegan a las instituciones con equipos ya conformados durante la campaña política, pero que al ingresar a la gestión se terminan depurando. “Es algo muy normal”.

En el ejercicio de la gestión y el día a día se dan cambios bastante drásticos, aseveró. “Por ejemplo, hay gerentes municipales que no han llegado a los 100 días o en estas fechas en que se cumple ese período son removidos del cargo y reemplazados por otras personas. Es una etapa de asentamiento de la gestión. Ahí radica la importancia de este período”.

“Entonces, en buena cuenta, los primeros 100 días son para conocer la verdadera situación de la entidad pública y, por otro lado, las acciones concretas que se han tomado como medidas de emergencia. Son los reflejos políticos de la nueva gestión al asumir el cargo”.

Mecanismo de diálogo

Si bien es saludable la rendición de cuentas a los 100 días, como un mecanismo de diálogo entre las autoridades y la ciudadanía, y que consolida la democracia participativa, José Tello, miembro del Instituto Peruano de Derecho Electoral, dijo que las verdaderas reformas en la municipalidad o gobierno regional se ven entre los seis meses y un año. 

“Es un período que permite también armar un buen equipo de técnicos. En los primeros 100 días, el alcalde puede tener muy buena voluntad de contar con buenos funcionarios y hacer cambios cuando las cosas no van muy bien, pero por otro lado sufre las limitaciones presupuestales”. 

Tello planteó, asimismo, masificar los mecanismos de control y participación ciudadana, como la rendición de cuentas, para que la gente realmente participe en las gestiones.