Tipo de cambio:

Compra: 3.344

Venta: 3.347


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 23

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Respuesta a la expectativa ciudadana

El proceso de fortalecimiento de la administración pública orientado a satisfacer las necesidades y expectativas de la ciudadanía sigue en marcha.

4/3/2019


El proceso de fortalecimiento de la administración pública orientado a satisfacer las necesidades y expectativas de la ciudadanía sigue en marcha. Días atrás, el Poder Ejecutivo aprobó los lineamientos y principios de actuación para la modernización de la gestión pública, esto es, compromisos que deberán ser asumidos por todos los servidores civiles y funcionarios en un esfuerzo por afianzar la confianza de la población en el Estado.


Se trata de lineamientos dirigidos a todas las entidades del Estado peruano: sean pequeñas o grandes en cuanto al número de personal; que cuenten con un presupuesto extenso o uno reducido; sean de alcance local, regional o nacional; sean prestadoras de bienes o servicios, reguladoras o formuladores de políticas, para que desde su particularidad y, en el marco de sus competencias, emprendan la modernización de la gestión pública.

Mediante la Resolución de Secretaría de Gestión Pública Nº 004-2019-PCM-SGP, estos lineamientos buscan orientar a las entidades públicas hacia una gestión basada en la creación de valor público, con los mejores mecanismos y herramientas de administración, de acuerdo con la Política Nacional de Modernización de la Gestión Pública, la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo y la legislación referida también a la modernización de la gestión del Estado.

Decisión que además fortalece la actual estrategia de modernización de la gestión pública al sustentarse en principios de actuación referidos al diseño y la aplicación de políticas públicas, cuyos resultados generen valor; medición del resultado de las intervenciones; adopción de una mirada sistémica para el abordaje de un problema público; el reconocimiento de los distintos roles que ejercen frente a las personas, con la uregencia de responder adecuadamente a sus necesidades y demandas; contar con bienes y servicios de calidad; y elaborar regulaciones proporcionales, sencillas de entender, predecibles en el tiempo y necesarias; y, claro está, mejorar la productividad en las entidades públicas mediante un uso más eficiente y productivo de los recursos públicos, entre otros.

Como parte de un proceso continuo y de la mano de la Secretaría de Gestión Pública, estos nuevos lineamientos ratifican el compromiso del Gobierno con el diseño y la ejecución de acciones a fin de mejorar la forma en la que el Estado hace las cosas, incorporar mecanismos más transparentes y eficientes, enfocarse en mejorar los procesos de provisión de bienes y servicios, entre otros aspectos, en un esfuerzo por incrementar los niveles de eficiencia y eficacia en la gestión pública, de modo que puedan cumplir con sus funciones a favor de los ciudadanos.

El reto es la adopción de un Estado moderno, lo que implica emprender un proceso de cambio y reforma integral de la gestión pública a escala gerencial y operacional, que pueda afrontar la debilidad estructural del aparato estatal para cumplir sus objetivos, y pasar de una administración pública que se mira a sí misma a una enfocada en la obtención de recursos para los ciudadanos.