Tipo de cambio:

Compra: 3.378

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 23

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Ricardo Palma, el bibliotecario mendigo

Un día como hoy, 7 de febrero, nació el ilustre escritor limeño Ricardo Palma, en 1833. Su infancia transcurrió en los incipientes primeros años de la República. Gracias a su monumental obra Tradiciones Peruanas, exquisita selección de relatos breves, los peruanos hemos aprendido a querer y valorar nuestro pasado y sus tradiciones.

7/2/2019


Luis Enrique Cam

Documentalista

Las célebres “tradiciones” de Palma, escritas durante varias etapas de su vida, constituyen un pilar fundamental de la literatura peruana. De pluma ágil, amena, satírica y no pocas veces mordaz, era al mismo tiempo bien documentada. Palma supo transmitir las costumbres y leyendas de nuestro acervo cultural, así como hechos épicos y vergonzosos de nuestra historia. Su legado no se limitó al relato corto, sino que abarcó casi todos los géneros literarios: poesía, crónica periodística, dramaturgia, ensayo histórico; incluso algunos se animan a afirmar que Palma introduce un nuevo género de escritura con sus famosas tradiciones.

La vida de Palma fue más que intensa. Con estudios en el Convictorio de San Carlos, se incorporó a los 20 años en el Cuerpo Político de la Armada Peruana, es decir, a la sección administrativa. Allí desempeñó la contaduría en diversos buques y llegó a ascender a oficial 2° en 1859. Participó en conspiraciones políticas. Desterrado a Valparaíso por sublevarse contra Castilla, vivió en Chile tres años, simpatizando con la intelectualidad chilena.

El exilio fue fructífero intelectualmente. Viaja a Europa, donde visita Roma, Londres y París. Es en la Ciudad Luz donde publica su poemario Armonías y Lira Americana. Colección de poesías de los mejores poetas del Perú, Chile y Bolivia. De regreso al Perú, fue comisario destacado en la oficina de telégrafo en el combate del 2 de mayo de 1866. No rehuyó al llamado de la Patria y participó en la defensa de Lima contra las tropas de ocupación chilena en enero de 1881. No perdió la vida en los incendios de Chorrillos y Miraflores, pero sí el preciado manuscrito de su novela Los Marañones, dedicada a las exploraciones amazónicas del conquistador Lope de Aguirre.

Después de la catástrofe de la guerra, acepta el pedido del presidente Miguel Iglesias para reorganizar la expoliada Biblioteca Nacional. Merced a sus innumerables contactos con intelectuales de América y Europa, recibió más de 35,000 volúmenes en donación para la renaciente biblioteca, que reabrió el 28 de julio de 1884.

El “bibliotecario mendigo” cumplió en corto tiempo con esta hazaña que infundió coraje en la aciaga labor de reconstruir el país. Fue presidente fundador de la Academia Peruana de la Lengua. En el pináculo de su producción intelectual, publicó en 1896 el libro Neologismos y americanismos, ampliamente comentado en Hispanoamérica y del que la Real Academia de la Lengua Española incorpora más de 150 nuevas voces americanistas.

El Perú tiene una deuda enorme con la labor erudita y de gestión cultural que realizó Palma. Patriota, intelectual, héroe civil, fue uno de los creadores de la peruanidad. Difundir su obra es una tarea obligatoria. Ricardo Palma es un insigne peruano del bicentenario.