Tipo de cambio:

Compra: 3.373

Venta: 3.379


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 18

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Salto al éxito

El mejor exponente de la equitación peruana está listo para triunfar en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

8/5/2018


Alonso Valdez fue el primer exponente del ecuestre nacional que accedió a unos Juegos Olímpicos, en Río 2016, pero esa no es la única hazaña que quiere experimentar el jinete peruano, porque junto con su caballo comienza a hacer realidad el sueño de triunfar en los Juegos Panamericanos Lima 2019, al que llegará en el más alto nivel. 


Cuando salta con su equino, Alonso se olvida de todo. Es como si hubiera nacido para realizar estas piruetas, que solo se logran con dedicación, la que hace gala el deportista de 40 años en cada entrenamiento.

Amor por los caballos

Pero para “Alón” su deporte no solo se limita a desarrollar el mejor impulso. Va más allá, porque ante todo se debe tener un vínculo estrecho con el caballo. El jinete asegura que su afición por el animal la adquirió desde muy niño y se trata de una relación realmente “increíble”.

El saltador tiene etapas muy marcadas . En la primera fue tricampeón infantil (1990, 1991 y 1992), después se coronó campeón juvenil tres años consecutivos (2001, 2002 y 2003).

En la segunda fase se reencontró con los triunfos, con los caballos y con el éxito desde el 2012 en distintas competencias alrededor del mundo. En esos campeonatos alcanzó la clasificación al Mundial Ecuestre de Normandía, Francia 2014 y a los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá 2015. En este último torneo consiguió su acceso a los Juegos Olímpicos Río 2016, un hecho histórico porque era la primera vez que el salto ecuestre peruano participaba de un certamen ecuménico.

Su tercera fase está por escribirla, buscará superar grandes retos, como el Mundial de Ecuestre de Tyron, en Estados Unidos, que se disputará en setiembre, donde participará en la monta de Chichester, un caballo alemán de 10 años, con el que obtiene buenos resultados. Antes intervendrá en competencias por Europa (Holanda, Austria y Alemania), con el objetivo de llegar en óptimas condiciones al certamen máximo.

Alonso entiende que no tiene techo, espera alcanzarlo en los Juegos Lima 2019 y Juegos Olímpicos Tokio 2020, donde anhela brillar.