Tipo de cambio:

Compra: 3.560

Venta: 3.563


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 12

de agosto de 2020

Salud: sin tiempo que perder

“(...) sería conveniente que los peruanos exijamos a todos los partidos políticos (...) incluir en sus planes de gobierno medidas concretas orientadas a mejorar el sector salud, con indicadores, objetivos y plazo de cumplimiento”.

21/7/2020


Al anunciar la designación del nuevo Gabinete Ministerial, el presidente de la República, Martín Vizcarra, informó al país que la prioridad del Gobierno en el último tramo de su gestión será –además de frenar la pandemia del nuevo coronavirus, reactivar la economía nacional y organizar elecciones libres y transparentes– concretar todas las medidas posibles a fin de fortalecer el sistema de salud público y optimizar su capacidad de respuesta ante emergencias sanitarias como la que actualmente enfrentamos.

El compromiso de la máxima autoridad del país es oportuno. No es ninguna novedad afirmar que nuestra sanidad adolece de enormes dificultades que le impiden brindar un servicio eficiente a la población. Sin embargo, el covid-19 ha puesto sobre la palestra de una forma descarnada y dramática esos problemas y la forma en que impactan directamente en la vida y la salud de los peruanos. Por tanto, es importante que el Gobierno se haya fijado como meta empezar a trabajar con la finalidad de superar estas taras en el mediano y largo plazo.

Dichos problemas pueden resumirse en la falta de infraestructura y equipamiento adecuado en la mayoría de hospitales en el territorio nacional, el déficit de profesionales capacitados, los problemas logísticos y burocráticos que obstaculizan la dotación de medicamentos e insumos médicos, la falta de un presupuesto suficiente para garantizar un servicio óptimo y que sea acorde con el monto que los países de la región invierten en el sector salud, entre otros.

Asimismo, pueden citarse problemas más de orden estructural. Por ejemplo, como ya es conocido, nuestro sistema sanitario está fragmentado en diversas entidades y la mayoría de especialistas coinciden en que una eventual unificación podría contribuir a garantizar a los peruanos un mejor servicio de salud.

Sin duda, se va a encarar un problema de grandes dimensiones y de muchas aristas por lo cual es preciso señalar que una solución cabal no llegará en poco tiempo y probablemente se requiera de un plazo que excederá el mandato constitucional de un gobierno. Por esa razón, sin perjuicio de los esfuerzos en marcha para eliminar al covid-19 de nuestro país, urge empezar a trabajar cuanto antes con el concurso no solo del Ejecutivo y del Congreso de la República, sino también de los partidos políticos, los miembros del sector involucrado, la sociedad civil y la academia.

Ad portas de iniciar una campaña electoral para elegir al próximo presidente de la República sería conveniente que los peruanos exijamos a todos los partidos políticos que competirán en la contienda, incluir en sus planes de gobierno medidas concretas orientadas a mejorar el sector salud, con indicadores, objetivos y plazo de cumplimiento.

Garantizar a los peruanos un servicio de salud eficiente y gratuito es una política de Estado fijada en el Acuerdo Nacional hace cerca de 20 años. Ese objetivo no ha podido cumplirse y es el pueblo peruano, especialmente el sector de menos recursos, el que más sufre las consecuencias de esa ineficiencia, motivo por el cual la búsqueda de una solución integral y sostenida debe acometerse sin pérdida de tiempo.