Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 5

de abril de 2020

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. ÁNGELA MARÍA ACEVEDO HUERTAS

“Seguiremos trabajando por los pueblos en aislamiento”

Como funcionaria, subraya que laborar para el Estado es un lujo y una responsabilidad.

15/1/2020


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Conoce y tiene experiencia laboral sobre la protección de los derechos de los pueblos indígenas y su reconocimiento como ciudadanos en nuestro país. Le gusta los desafíos, gracias a ello continúa trabajando desde el Viceministerio de Interculturalidad en la inclusión de las poblaciones afroperuanas, amazónicas y andinas.

Ángela María Acevedo Huertas es una mujer que no le huye a los problemas porque no les teme, es su adrenalina para no desistir de su persistente necesidad de hallar soluciones. Y en la administración pública son frecuentes, comenta, sobre todo si estos tienen que ver con incluir a pueblos indígenas y afroperuanos, por centurias invisibles para las políticas del Estado.

En ese barco está desde hace casi una década, cuando ingresó a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Allí asumió la asesoría de la Oficina de Conflictos Sociales, en donde conoció, desde dentro, cómo se generan las relaciones entre la población y el Estado. Fueron los años de lucha contra la minería ilegal y los conflictos mineros de Conga y Espinar.

“Entendí lo que era trabajar en el Estado. Yo venía de la sociedad civil, pero sentía que faltaba algo. Aprendí a tener conciencia de lo que es trabajar por el interés común, a escuchar, a no juzgar ni prejuzgar, a entender que cada uno tiene sus intereses y que las cosas no son negro o blanco. La PCM coordina sectores y ese es un gran reto”, comenta.

Diálogo intercultural

Para esta abogada, su disposición al diálogo ha sido natural, a veces poco entendida, porque frente a opiniones diferentes ella siempre pedía una explicación. Pero la verdad es que las personas no están acostumbradas a darlas, dice.

Esta habilidad se la debe a su madre, una profesora de escuela pública de la Tablada de Lurín, en Lima, quien le enseñó a respetar las diferencias cualquiera que estas fueran y supo responder las preguntas de su hija inquieta.

Hoy, Ángela María es viceministra de Interculturalidad, del Ministerio de Cultura. Esta función la asumió en julio del año pasado sin duda por su experiencia en ese sector, al que ingresó en el 2012. Acompañar la reglamentación de la Ley de Consulta Previa, mientras estuvo en la PCM, le sirvió para conocer sobre este tema y desarrollar políticas públicas adecuadas.

“Asumí el reto con miedo. Creo que a veces las mujeres dudamos de nuestras capacidades, pero lo acepté porque me siento parte de un equipo y de un proceso que se sigue sacando adelante: la inclusión de los pueblos indígenas. Eso no es sencillo”, manifestó.

Fe y compromiso

Para ella, es un lujo y una gran responsabilidad trabajar para el Estado. Un lujo porque las decisiones que toma impactan en la vida de miles o millones de personas, y las políticas que aprueba y aplica generan grandes cambios, sobre todo en un país al que le urge ser democrático e igualitario.

“Ser servidor público es difícil porque siempre hay que dar más, avanzamos en mucho; sin embargo, las brechas no desaparecen. El Viceministerio de Interculturalidad ha crecido y se ha fortalecido. Seguiremos trabajando por los pueblos en aislamiento, las lenguas indígenas, la consulta previa y la base de datos de las comunidades indígenas”. Ángela María tiene fe.

Hoja de vida

Es abogada formada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) .

Tiene amplia trayectoria en materia de derechos de pueblos indígenas, interculturalidad y gestión de conflictos.

En el Ministerio de Cultura, fue directora de Consulta Previa y de Derechos de los Pueblos Indígenas, y desde fines de julio del 2019 es viceministra de Interculturalidad.