Tipo de cambio:

Compra: 3.272

Venta: 3.276


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 21

de julio de 2018

Sepa cómo empezar una correcta relación de negocios

Evite poner en serios aprietos el valor de su marca. Es importante gerenciar y monitorear la reputación de su organización.

23/4/2018


Transcurridos algo más de dos años de haberse conocido uno de los escándalos de corrupción más grandes del que hayamos sido testigos, hemos podido reflexionar un poco más acerca de la importancia de saber con quiénes nos relacionamos, y mucho más aún en los negocios.


El profesor del Diploma Internacional Gestión de Riesgos en el Sistema Financiero de ESAN, Juan Lira, comenta que mantener políticas relativamente laxas respecto a nuestras relaciones de negocios, o tan solo basarnos en el supuesto buen nombre, tradición o prestigio, no son suficientes elementos de juicio para librarnos de un posible fracaso en un proyecto determinado, sino también de llegar a poner en serios aprietos el valor de una marca y, con ello, arriesgar el trabajo y bienestar de cientos, quizá miles de personas y familias.

La sociedad se ha visto seriamente afectada y sumergida en una gran crisis, que trascendió al campo económico por no haber sido lo suficientemente diligentes y ácidos al momento de tamizar las relaciones de negocios.

Las 5 R

Según Lira, se hace más vigente que nunca considerar algunos criterios básicos y emplear una regla de decisión de 5 R, como mínimo.

La primeraR está relacionada con el ranking. Este es entendido como la posición en que se ubica la contraparte en las principales listas, ya sea en el ámbito local o internacional y cuán bien ubicado se encuentra en su país, sector o actividad en que se desenvuelve.

La segunda R será la de rating, parecida a la anterior, pero algo más específica. Implica la calificación que le asignó alguna agencia, luego de realizar un análisis y evaluación, y otorgar una nota dentro de una escala. Con esta información, fácilmente podremos saber con algún grado de certeza de qué manera los especialistas están categorizando a nuestra contraparte.

La tercera R es la de los ratios o razones; aquella batería de indicadores que nos dan una aproximación del grado de desempeño que alcanzó la contraparte en cuanto a su nivel actual e histórico de solvencia, liquidez, eficiencia, rentabilidad, gestión, entre otros indicadores relevantes que nos brindarán más información acerca de lo bien o mal gestionada que está la contraparte.

Sostenibilidad

La cuarta R es la de los resultados. Este punto puede darnos una buena idea de cuán sostenibles, racionales y explicables pueden ser los resultados económicos de nuestra contraparte. Es posible revisar si existen números que no se entienden o que no se condicen con el desempeño de una empresa en un determinado sector.

La quinta R es la de reputación. Se trata tal vez de una de las más importantes, dada su naturaleza y significado. Actualmente hay muchas opciones para conocer de manera directa o indirecta algo más acerca de la buena o mala reputación de nuestra contraparte, entre estas se encuentran las redes sociales con su característica inmediatez de información.

Como podemos observar, solo al regresar a los fundamentos básicos y hacer un ejercicio exhaustivo y metódico de debida diligencia, previa a establecer una relación, podremos mitigar el riesgo de embarcarnos en un mal negocio.