Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

ANÁLISIS

Si el mundo crece, por qué tanto pesimismo

Venezuela, Chile, Bolivia y, ahora, Colombia. “Sudamérica está que quema”, parafrasearía a un veterano narrador de fútbol.

3/12/2019


Ricardo Montero Reyes

Periodista

A los habitantes de esos países se unen las voces de otras naciones del continente, y todos reclaman mejores condiciones de vida. El mundo cada vez está peor, opinan, aun cuando es evidente, al menos estadísticamente, que ha bajado la pobreza, han mejorado los índices de educación básica y alfabetización, hay más personas vacunadas y hay un significativo incremento de la expectativa de vida.

Pero no solo los pobladores de las llamadas naciones emergentes, como son las latinoamericanas, piensan que todo cada vez está peor. Las personas que viven en países desarrollados piensan lo mismo. Así lo expone una encuesta de la organización civil YouGov, que recopila, mediante muestreos, las opiniones de la gente sobre las marcas, la política, los asuntos actuales o los temas de los que habla todos los días con sus amigos.

No hace mucho, YouGov preguntó lo siguiente a 18,235 adultos en Estados Unidos, Australia y ocho países de Europa: “¿Crees que el mundo está mejorando o empeorando, o que no está mejorando ni empeorando? Los suecos fueron los más optimistas al responder la pregunta: El 10% dijo que sí está mejorando; siguieron los daneses, finlandeses y noruegos con 8%; luego los estadounidenses con 6%, los británicos y alemanes, con 4%, y cerraron la tabla los franceses y los australianos con un pesimista 3%.

Contrariamente, las estadísticas del Banco Mundial (BM) muestran que el mundo ha progresado enormemente, por ejemplo, en reducción de la pobreza extrema. Asegura que el porcentaje de personas que viven en esa condición cayó a un mínimo del 10% en el 2015, en comparación con el 11% en el 2013, lo que refleja un progreso continuo, aunque lento. El número de personas que viven diariamente con menos de 1.90 dólares, según BM, y 1.25 dólares, según Naciones Unidas, cayó durante ese período en 68 millones hasta alcanzar los 736 millones, casi la población de América Latina y el Caribe.

Hay que considerar que las Naciones Unidas ha fijado el 2030 como el año en el que se habrá erradicado la pobreza extrema en el mundo. Sin embargo, como estamos lejos de resolver al menos dos de los problemas que generan más pobreza: desigualdad y corrupción, la tarea será imposible cumplir en solo once años más.

Miremos solo una cifra para entender a lo que nos enfrentamos. El BID ha estimado en 220,000 millones de dólares lo que cada año se despilfarra por la ineficiencia en el gasto de los gobiernos de América Latina y el Caribe, mucho del cual irá a parar a los bolsillos de los corruptos. “Esa cifra, bien invertida, sería suficiente para acabar con la pobreza extrema en la región”, manifestó Alejandro Izquierdo, economista jefe del BID.

Esta es una de las razones que lleva a que los habitantes de países ricos y pobres observen cada vez con más pesimismo el futuro.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.