Tipo de cambio:

Compra: 3.285

Venta: 3.288


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 18

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

JUAN ANTONIO ALMEYDA ALCÁNTARA

“Siempre deseé salvar vidas”

Médico asegura que población peruana es solidaria, pero desconoce de qué trata la donación de órganos.

5/6/2019


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es director de Donación y Trasplante de Órganos del Minsa, servidor público de carrera, gerente público, médico emergencista. En el 2007 logró que la institución, mediante el hospital Cayetano Heredia, hiciera su primer trasplante de órgano (renal) y que el INEN (2012) y el INSN-SB (2013) trasplantaran médula ósea especial.

***

Es chinchano, “talón rajado, pata pelada”, dice, hijo de panaderos que ingresó al Olimpo de la medicina llevado por un impulso inexplicable para él hasta hoy. Juan Antonio Almeyda Alcántara piensa que tal vez llegó a este mundo para salvar vidas, mediante la generosidad humana: la donación de órganos.

El doctor Almeyda Alcántara asumió la dirección de Donación y Trasplante de Órganos, en enero de este año. Pero no es nuevo en el tema. No. Este médico emergencista recibió el encargo, durante el período 2007-2013, de impulsar desde el Ministerio de Salud (Minsa) una instancia nacional que encamine ese sistema de atención.

En esos siete años, con un equipo de profesionales que se sumó a lo que fue la Organización Nacional de Donación y Trasplante (ONDT) logró que en el hospital Cayetano Heredia se efectuará el primer trasplante de órgano. Un niño sobrevivió a la muerte gracias a un trasplante renal. Ocurrió en el 2007.

Cinco y seis años después, el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) y el Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja (INSN-SB), respectivamente, iniciaron los trasplantes de médula ósea especializados. Este año, en febrero, se realizó el primer trasplante de hígado en la institución de San Borja.

“Fueron años de intenso trabajo que enfrenté gracias a mi labor en las salas de emergencias del hospital Rebagliati, cuando hice la especialidad. Allí observé a las familias que donaban los órganos de sus seres queridos que habían fallecidopor muerte cerebral, para que no perecieran otras personas. Llegar a la ONDT fue una oportunidad para hacer lo que siempre deseé: salvar vidas”.

Hombre de desafíos

Juan Antonio es el segundo de tres hermanos. Todos son profesionales, y se llena de orgullo cuando lo dice, pues sus padres, a pesar de no terminar sus estudios, se esforzaron por educarlos.

Sus progenitores fueron full ‘chamba’, siempre los animaban, jugaban con ellos al panadero. “Yo lo disfrutaba mucho, pero por alguna razón sentí que me dedicaría a otra labor”, rememora.

Después de Essalud, su desarrollo profesional lo hizo en el Minsa. Trabajó en el hospital Víctor Larco Herrera, en Atención Integral de Salud y Telesalud también, pero se quedó en donación y trasplante de órganos porque empezó a ver resultados, se dio cuenta de que una persona trasplantada es una vida salvada.

Con los años ha confirmado que la población es solidaria, si, aunque usted no lo crea, y que no dona porque desconoce de qué se trata y cómo se hace. “Queremos llegar a ella cómo debe ser”, comenta.

Este fin de semana estuvo en el centro comercial Real Plaza del Centro Cívico, en donde 500 personas firmaron el acta de compromiso. El contacto cara a cara le da confianza a la gente, sobre todo a los jóvenes con los que se comunican mediante las redes sociales, señala.




Hoja de vida

*Se formó como médico general en la UNMSM (1982-1991).

*Eligió la especialidad de Emergencias y Desastres de su misma alma mater, y fue de la primera promoción (1996).

*Estudió el MBA de ESAN en 1997-1999.

*Tiene el Diplomado de Marketing de la Univresidad San Ignacio de Loyola (2001–2002).