Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

Sonaly Tuesta: "Costumbres" permanece en la memoria y el corazón de la gente [entrevista]

19/6/2020


Cecilia FernándezSivori

mfernandez@editoraperu.com.pe


A pocas semanas de celebrar dos décadas consecutivas al frente de Costumbres, Sonaly Tuesta hace un repaso sobre lo que significa este espacio único en su género para su carrera, pero sobre cómo lo sobrelleva hoy en medio del aislamiento social y de una pandemia; donde el principal enemigo es un virus que arrebata la vida. Una vida por la que ella peleó años atrás saliendo vencedora absoluta.

Son 20 años al frente de un formato potente, ¿hay algún secreto para alcanzar una permanencia tan fuerte?

-Bueno, sí, exactamente casi veinte años. El 25 de julio de este año se cumplen los 20 años, exactamente. El formato mantiene la idea inicial de hablar del Perú, a través de la gente. A lo largo del tiempo hemos mejorado tecnológicamente y hemos aprendido a contar mejor las historias. El vínculo con la gente se ha ido fortaleciendo y de hecho ahora hay mucha más calidez. Eso hace que “Costumbres” permanezca aún en la memoria y el corazón de la gente, y eso es muy, muy especial. 

-Estás experimentando una nueva forma de hacer televisión, ¿cómo se siente esa nueva etapa junto con Manolo del Castillo, ya que ambos han cumplido dos décadas?

-Bueno, en medio de toda esta crisis, ha surgido como una oportunidad el tema virtual y lo hemos aprovechado. Esta idea de "Los veinte de los veinte" viene de parte de TV Perú. Nos plantearon la idea y nos pareció genial poder compartir los viajes de ambos, de tantos años. Recordarnos a nosotros mismos lo que hemos vivido todo este tiempo. Definitivamente, nos está dando un espacio supervalioso para poder seguir hablando del Perú, de los peruanos y de las peruanas, poner también un poco de esperanza, mostrar la tradición, los paisajes, exponer la gran posibilidad de nuestro país con la idea de que en algún momento se pueda retomar.

-El aislamiento social ha llegado para quedarse. ¿Cómo vives esta nueva normalidad estando todo el tiempo en casa?

-Yo tenía vinculado siempre dos lugares fijos: mi casa, que siempre ha sido mi base, y los viajes. Cuando salía de mi casa es porque tenía que salir de viaje, claro que tenía unas reuniones; pero siempre trabajaba en mi casa. Entonces eso, digamos, no es muy diferente, pero ahora que mi hijo no va a estudiar, porque está estudiando en casa; y poder conversar porque a él le gusta conversar... de poder plantearnos unas historias, y de reconocer el espacio que tenemos y agradecer por ello. 

Tiempo de escribir

-Es un aprendizaje lo que se vive.

-Vivimos lo que está pasando el país y eso es muy doloroso. Yo tengo comunicación con amigos de diferentes lugares del país y no la están pasando bien. Así que, desde aquí, estoy haciendo lo posible para poder ayudar y promover lo que ellos pueden ofrecer. Ahorita estoy en una campaña para poder promover amigos artesanas y artesanos para que puedan mostrar sus productos y puedan comprarles por la vía virtual. También estoy teniendo un tiempo para poder escribir, quisiera tener más tiempo para hacer eso, para poder terminar mi libro que se va a llamar “Costumbres el verdadero espíritu de los peruanos”. 

-Tu espacio Costumbres por el momento no podrá ser como lo conocíamos. ¿Qué sientes en esta para involuntaria, sientes muy lejano el regresar a los viajes?

-De hecho, no hay una fecha aún. No tengo idea si comenzaremos a viajar este año o el próximo. Sé que las cosas se van a ir abriendo de a pocos, pero igual hay que tener conciencia, hay que tener sabiduría para poder seguir respetando el distanciamiento y las formas de respetarse con el otro. Así que yo que estoy acostumbrada a apapachar a la gente, a tener un vínculo cercano con la población, creo que eso va a demorar un poco.

Simpleza de la vida

-Y, ¿a qué lugar planeas ir ni bien se levanten las restricciones?

-De hecho, cuando esto termine hay muchos lugares a los que quisiera ir, pero uno de los sitios a los que tengo que regresar de todas maneras es Cerro Azul. Porque ahí no terminé el último programa ya que se dio el estado de emergencia y ahí tengo que volver a concluir ese programa. Y luego, de hecho que en esta reactivación del turismo hay muchísima gente, muchos campesinos, muchísimas poblaciones de la selva que necesitan reactivar sus turismos vivenciales. Así que vamos a ver en ese punto cómo apoyamos y nos convertimos en promotores de esas propuestas y de esos proyectos.

-Tú eres una mujer que ha mostrado gran fortaleza, la presencia de este virus atemoriza; sin embargo, tú te has enfrentado a la muerte y la has vencido...

-Soy una mujer fuerte, he logrado levantarme muchísima veces. Me desperté y me curé gracias no solo a la medicina sino también gracias al cariño de la gente. Soy una mujer vulnerable y he perdido también a alguien muy especial en mi vida y la verdad es que ahora me siento muy triste y realmente ese dolor no quisiera volver a sentirlo. Es una cosa de querer acostumbrarse ahora y de saber que sí es posible que te pueda pasar, que le pueda pasar a alguien que está cerca tuyo, de alguien que tu amas y que es tu compañero, tu amigo, tu luz en el camino. Sí, estoy vulnerable; de hecho tengo miedo, pero también tengo la esperanza de que todo esto pueda cambiar en algún momento y por eso aspiro que la gente pueda entenderlo y que, de una u otra forma, trate al menos en lo posible de exponerse. 

-Complicado en estos tiempos

-Sé que es muy difícil, en muchas zonas, es muy difícil porque ahora estamos luchando contra el hambre también; pero creo que tienen que darse las condiciones para que podamos salir adelante todos juntos, definitivamente. Solo así vamos a poder sacar adelante lo que hacemos y finalmente tratar de recuperar nuestra vida haciendo que esta sea mucho mejor a la que teníamos antes de la pandemia.

-¿Crees como muchos que esta pandemia va a cambiarnos? ¿Quizás aún no hemos aprendido el valor de la vida y la simpleza?

-La verdad que no sé si a todo el mundo nos va a cambiar esta pandemia, pero creo que sí hay muchos que van a cambiar y yo voy a cambiar, de todas maneras. Creo que voy a poner más énfasis en el tema de la solidaridad, en el tema del vínculo comunal, creo que van a ser mis emblemas. Creo que además hemos aprendido por toda la cotidianidad que hemos vivido, que podemos vivir con pocas cosas; que hemos estado gastando exageradamente en cosas que no nos sirven. Definitivamente, esto del consumismo nos ha hecho mucho daño y realmente a veces estamos trabajando por cosas que realmente no valen la pena. 


Tareas pendientes

-Muy cierto lo que dices, el aprendizaje va a ser valioso

-Es importante este aprendizaje, es necesario. Además, creo que vamos a tener una relación distinta con la naturaleza. Creo que vamos a estar más agradecidos con ella y la vamos a respetar y considero también que desde el Estado tiene que haber un cambio en el sistema para que todos los peruanos y peruanas puedan tener una vida digna; nos hemos dado cuenta cómo las realidades diversas nos desbordan actualmente. Y todavía nos sorprendemos cuando en el otro lado viven así, cuando toda la vida han vivido así y no les hemos dado importancia. Finalmente, no creo que todos cambien, pero tengo la esperanza de que sí y que reflexionemos de como éramos antes de la pandemia.


-Muchos peruanos te sienten como parte de ellos, tú terminas siendo un poco de todas las regiones, ¿cómo se puede generar ese sentimiento?

-Creo que lo más importante para la conexión con la gente es ser como tú eres. Me considero una persona honesta, una persona muy simple en las cosas y mi conexión con los pobladores tiene eso. Siempre aspiro a saber un poco más, a aprender; de hecho cuando yo llego a uno de los lugares lo hago con muchas ganas de escuchar y de conversar; eso para mí es supervalioso. Porque al final no sé quién gana en realidad. Creo que después de este tiempo, de estos 20 años, soy una mejor persona y eso se lo agradezco a muchísima gente que he conocido; sobre todo a las mujeres que han pasado por mi vida y eso de verdad a mí me hace muy feliz, eso de poder evocarlos y poder saber de ellos. Esta pandemia nos ha unido a muchísima gente que quizás no habíamos hablado, pero queremos, queremos saber de nosotros y nos han juntado a través del teléfono y las redes y eso es importante.
 
-¿Crees que hay una forma de retribuirlo?

-¿Cómo hacerlo? Eso lo estamos retribuyendo a través del programa, estamos pendientes siempre que las cosas avancen en el tema de turismo rural comunitario, por ejemplo. Ahorita en el tema artesanal también y queremos seguir siendo inspiradores, promotores de ese desarrollo que se basa en la tradición. Es muy lamentable que una crisis, que esta pandemia haya desnudado todas nuestras precariedades, en todos nuestros sistemas. Que en todos los niveles haya desbordado digamos la realidad y que sigamos dándole la espalda a muchas comunidades, sobre todo las de la selva con indiferencia y a veces con poca rapidez de hacer las cosas. Creo que mucha gente ha perdido todo, mucha gente ha perdido a sus familias.

Tenemos esperanza en que las cadenas de solidaridad puedan llegar a mucha más gente. Hay que ser partícipes de estas, pero también creo que desde el Estado las cosas se han ido corrigiendo en el camino y creo que hay una intención también, una esperanza de resolver un problema de muchísima población. De hecho que nadie esperaba que sucedan todas estas cosas, pero vamos a trabajar todos juntos para que puedan reactivarse muchos oficios, muchas profesiones, muchos negocios. Para que los pobladores de muchas comunidades y pueblos puedan volver a reconstruir su vida de manera más activa y rentable no. A veces uno se vuelve vulnerable, pero hay que continuar, hay que ser fuertes como lo hemos sido siempre. Creo que eso es importante.

Lea también en El Peruano