Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.386


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 16

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. GISELLA VARGAS CAJAHUANCA

“Soy la voz adulta de los niños”

Asegura que segmento de población es vulnerable a problemas emocionales, pero muy recuperable.

18/4/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es jefa del Dpto. de Psiquiatría del Niño y Adolescente del Hospital Víctor Larco Herrera (HVLH), área que cumple 80 años de creación el próximo 28 de mayo, y de los cuales ella comparte 20. Dos décadas que han servido para demostrar que la atención integral que ofrece con su equipo garantiza a los menores ser felices ahora.

Gisella Vargas Cajahuanca es jefa del Departamento de Psiquiatría del Niño y Adolescente del HVLH, en el que cumple, entre otras funciones, con articular el trabajo multidisciplinario de los profesionales que diariamente, de 8 de la mañana a 8 de la noche, atienden con cariño a los menores de edad que llegan de la mano de sus madres, la mayoría de las veces, abuelas o padres.

Pero también desempeña otras tareas, como asegurar un buen clima laboral. Para esta médica psiquiatra es fundamental que el equipo humano que tiene su cargo, que son 40 personas de diferentes disciplinas de la salud, trabaje con gusto.

“Me interesa que no existan conflictos, y si los hay, como en cualquier grupo, que se resuelvan, pues solo así brindarán un buen servicio al público. Para mí es importante que la gente dé lo mejor de sí”, comenta.

Lo logra gracias a las reuniones que convoca el primer sábado de cada mes para compartir las ocurrencias de cada área y buscar conjuntamente soluciones, a actividades de camaradería, como la celebración de los cumpleaños de cada uno, o el uso de WhatsApp para mantenerse informados sobre temas relacionados con su especialidad o actividades del hospital.

Población vulnerable

Gisella se inclinó por la especialidad de Psiquiatría para niños y adolescentes durante una práctica, en pregrado, mientras era estudiante de Medicina en la Universidad Federico Villarreal. En ese tiempo, recuerda, vio cómo su profesor de Psiquiatría atendía a un niño que tenía problemas emocionales.

“Desde entonces aprendí que este segmento de la población es muy especial, vulnerable, pero muy recuperable. Durante la niñez y la adolescencia los chicos pueden desarrollar capacidades de resiliencia, de salir adelante, a pesar de situaciones adversas”.

Aprendió, más adelante, que la conducta humana tiene una base biológica, y que el cerebro es el lugar donde se originan los trastornos psiquiátricos. Y se apasionó por esta disciplina que aporta enormemente al conocimiento de esa masa encefálica que se ocupa de diversas funciones que determinan la calidad de existencia de una persona.

La voz de los niñosA pesar de vivir experiencias difíciles de solucionar, nunca se le ocurrió dejar de ser psiquiatra. Sabe que desde esa especialidad, y apoyada por otras, alivia la tristeza de miles de niños, mas no la cura porque hay problemas familiares y sociales que desde el departamento no se pueden cambiar.

“Me gusta atender a los niños porque son espontáneos, alegres, sinceros y honestos. Me da gusto ser la voz adulta de ellos, pues no son tomados en cuenta en sus casas ni en la sociedad. Transmitir el sentir de un niño es lo que me hace sentir más orgullosa de mi trabajo”. Gisella es fiel a su compromiso.

Hoja de vida

Se formó como médico cirujano en la Universidad Federico Villarreal (1991).

La residencia en Psiquiatría la hizo en la UNMSM (1995-1998).

Ingresó en 1998 al HVLH, en el que fue directora general (2015-2016).

Antes asumió las direcciones de gestión de calidad y docencia e investigación.

Estudió los diplomados en Auditoría Médica y Gestión de Calidad.