Tipo de cambio:

Compra: 3.595

Venta: 3.599


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 1

de octubre de 2020

ENFOQUE

Sueño de esperanza

4/9/2020


Jaime O. Salomón

Exviceministro de Desarrollo e Infraestructura Agraria y Riego del Minagri

El país está en un escenario especial donde se juegan varios partidos al mismo tiempo y en la misma cancha. Y en unas semanas se añadirá otro, en medio de un proceso digitalizado y agudizado por las crisis, entre los que pretenden ser elegidos y los electores.

El virus no descansa y el Gobierno tampoco; como país no debemos bajar la guardia, sino, más bien, seguir fomentando la articulación entre los poderes a fin de afrontar esta y cuanta crisis enfrentaremos como peruanos. Lo lograremos poniendo la inteligencia al servicio de la sociedad. Prevenir y erradicar es el camino; por ejemplo, el Fenómeno La Niña está sobre nuestras costas y con probabilidad de incrementar las lluvias desde diciembre.

Como ya hemos dicho, solo las personas con conocimiento y honestidad en todo sentido son las que lograrán dirigir y gestionar el bienestar del país.

El conocimiento radica en el ser y es la suma de aprendizajes desde el hogar hasta los adquiridos y almacenados en el cerebro más los sistematizados que provienen de la experiencia. Depende del ser que pretende articular y relacionarse para el bien de la sociedad.

En ese contexto, se hizo necesario un proceso de comunicación para enviar un mensaje claro y fuerte que permita a la sociedad defender a la propia persona humana, pero deberá visualizar el encuentro entre el estándar internacional y las diversas características culturales nacionales y que esté alineado a una estrategia.

Así, todas las dependencias del Estado deberán afinar su discurso, anotando en sus hojas lo que deben decir y hacer, siempre en favor de las personas que habitan en nuestra gran nación.

El covid-19 es uno más de los virus que no matan solos y la ciudadanía no debe ser cómplice.

Están los virus visibles e invisibles, los actuales y los históricos, todos los que siguen pululando en el país; y requieren que todo lo malo reciba el peso de las normas y el desprecio ciudadano.

El avance de la civilización nos llevó a un entorno global donde no existen fronteras para las cosas buenas y malas, pero este 2020 ha sido el punto de inflexión que inició a escala mundial un proceso de desglobalización, regresamos a la protección de las fronteras y aseguramos la alimentación, salud, trabajo y educación para cada ciudadano.

Los más necesitados requieren ayuda y se hace fundamental el trabajo colegiado de los tres niveles de gobierno y de los tres niveles del Estado para aplicar todo el peso de la ley a los que promuevan y a los cómplices de la supervivencia de los diversos virus históricos que nos aquejan.

Sin intransigencias, trabajemos juntos por el bien de todos los peruanos, que exigen mejores decisiones y que repudian las consecuencias de los virus que perduran en el país.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.