Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

Taekwondista Hugo Castillo pide valorar el sacrificio que hacen los deportistas

Medallista panamericano da pelea por alcanzar sus sueños.

11/6/2020


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe


Hugo del Castillo golpea fuerte. Con el mismo ímpetu con el que busca vencer a sus rivales imaginarios en la modalidad del poomsae, sale a defender su disciplina ante las opiniones malintencionadas que intentan desmerecen el esfuerzo que hacen los taekwondistas por lograr una medalla para el Perú.

El ganador de la presea de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019 no da ningún tiempo por perdido. Comparte sus estudios de Medicina con el deporte. El aislamiento obligatorio no apaciguó sus ganas de seguir perfeccionándose en las artes marciales.

Aunque careció del amplio tatami para practicar los movimientos acostumbrados, adaptó la cochera de su casa y utilizó todos los objetos que encontró para ponerse física y técnicamente acorde.



“La cuarentena sí es impedimento para desarrollar la máxima capacidad física y técnica, ya sea por el espacio o la falta de implemento. Este aislamiento nos obliga a adaptarnos, a buscar elementos en casa que nos sirvan para el entrenamiento. Otro aspecto es amoldarnos a las prácticas virtuales [videollamadas] con nuestros entrenadores”.

Sin duda, lo que extraña es hacer sus movimientos y trabajar junto a sus compañeros. A veces le genera ansiedad no efectuar las labores acostumbradas, pero entiende que permanecer en casa es parte de la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Ahora que tiene licencia para salir a correr por unos minutos, se siente un poco liberado. Tuvo que asimilar de a poco esa “libertad” porque al principio se sentía culpable e inseguro.



“La primera vez que salí, me sentí agobiado, culpable, inseguro y muy nervioso porque es una situación complicada. Estuve más de 80 días en casa, lo que me hizo temer a la realidad. Tenemos que temerle porque estamos ante un enemigo [coronavirus] invisible que todavía no podemos controlar”, expresó el deportista, que se enamoró del taekwondo a los 10 años y desde entonces tuvo que someterse a entrenamientos fuertes por horas para dominar la técnica del poomsae, que es una pelea imaginaria. La concentración absoluta y la alta coordinación de sus desplazamientos son las claves del éxito.

El esfuerzo desplegado y la constancia expuesta por años le dan la autoridad a Del Castillo para defender a ultranza el trabajo de los deportistas nacionales. Pone el pecho para bloquear la mala intención de personas que tratan de minimizarlo.



“Me molestó que hablen de manera despectiva de mi disciplina. Lo tomé con serenidad porque eso no puede afectar mi tranquilidad, pero estoy para defender mi deporte y mi modalidad. Muchas personas tienen en su cabeza el concepto erróneo de que en el poomsae no se necesita mucha capacidad física y cualquiera lo puede dominar. Eso no es real. Esta persona [periodista] desinforma y encima se ha burlado. Esa es una posición muy negativa y desmerece el sacrificio que hacemos”, enfatizó.

Juegos de oportunidades

El taekwondo sumó tres preseas para el Perú en los Juegos Lima 2019; esa cosecha le ha significado un punto de inflexión para este deporte porque ahora es tomado con más seriedad. Del Castillo recibió más apoyo que antes y también asumió la responsabilidad de convertirse en embajador de la disciplina y de los valores que representa.

Resalta en demasía su medalla obtenida, pero sabe que hay mucho por trabajar y pelear. La pandemia ha paralizado los objetivos que se planteó en el presente año; sin embargo, seguirá trabajando porque irá tras la medalla de oro en los próximos Juegos Panamericanos 2023, que se disputarán en Chile.

“Mi disciplina no se considera deporte olímpico, por lo que se convierte en una gran dificultad para nosotros. Al incluirla en los Juegos Panamericanos se nos abrieron las puertas y la posibilidad de ingresar en el circuito olímpico. En mi modalidad, la máxima aspiración es obtener un campeonato mundial, y a eso apunto”, puntualizó.

Sin chance de clasificar para Tokio 2020 porque la modalidad que él domina no se encuentra en el programa de los Juegos Olímpicos –solo se incluye la modalidad del kyorugui (combate) – y con el Mundial de Taekwondo aplazado hasta el 2022, Hugo piensa que no hay apuro para el retorno a los entrenamientos oficiales y cree que por seguridad deben reanudarse en julio o agosto.

“Las fases clasificatorias de kyorugui para los Juegos de Tokio 2020 ya se efectuaron y tenemos a una exponente con el cupo para los Juegos Paralímpicos. Sería prematuro y arriesgado regresar tan pronto. Podemos trabajar nuestra disciplina en casa o en un parque con todas las medidas de seguridad. Si se da el retorno, no habrá ningún contagiado porque el Ministerio de Salud y las federaciones fueron muy responsables en la elaboración de sus protocolos”, culminó.