Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

Tambopata inclusivo

Invitan a visitantes de Juegos Parapanamericanos a conocer la Reserva Nacional Tambopata, que presenta una oferta de turismo inclusivo para personas con discapacidad, adultos mayores y personas con niños pequeños. Modelo se aplicará este fin de año en Paracas.

23/8/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

El sendero tiene un largo de 2,800 metros. Parte del puesto de control de la Reserva Nacional de Tambopata, sobre el río Madre de Dios, y llega hasta el muelle de embarque del lago Sandoval.

El Sandoval, con sus 127 hectáreas de espejo de agua, encierra una promesa para el plúmbeo hombre citadino: ver en su hábitat a caimanes negros, monos y taricayas. ¡Y en 4D! ¡Mejor que documental de Discovery!



Desde la orilla chillan guacamayos y loros perchados, amparados en el follaje de caobas, lupunas, palmeras y aguajales. El guía asegura que hay “80% de probabilidades” de ver a los lobos de río o nutrias gigantes del Amazonas. En el lomo de estos Pteronura brasiliensis cuelga el triste cartel de “en peligro de extinción”.

Antes, esta misma caminata tomaba cerca de tres horas. Este mes, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) inauguró un “sendero elevado de madera”, que ha permitido reducir el tiempo a 45 minutos. Además, la vía cuenta con señalética interpretativa; zonas de embarque y desembarque en sus puntos de partida y llegada.



Accesibilidad

El sendero inaugurado en Tambopata forma parte de un piloto. “Creemos que todas las personas, tengan o no limitación motriz, deben tener la posibilidad de visitar un área natural protegida [ANP]”, comenta jefe del Sernanp, Pedro Gamboa. La institución tutelar de las áreas protegidas busca “una mayor accesibilidad a los espacios naturales”.

Se facilita el acceso a personas con discapacidad, que ya gozan del beneficio de no pagar el costo de ingreso a las ANP. El grupo de quienes antes no podían ingresar a conocer el lago, debido a las malas condiciones del antiguo camino, incluía a familias con niños en brazos y a adultos mayores.

Reducir el impacto

El segundo objetivo es “recuperar espacios erosionados”. Gamboa explica que antes el camino se inundaba durante las épocas de lluvia, y los visitantes utilizaban los espacios laterales, ensanchando el borde hasta 8 metros, lo que generaba un impacto mayor sobre el ecosistema.

Por ello, se planteó la construcción de un sendero elevado con un ancho de un metro. Sernanp proyecta que en dos años se recuperará el espacio de tránsito de vida silvestre y la cobertura vegetal.

Gamboa es optimista. El día de la inauguración de la ruta, donde participaron los ministros del Ambiente y de Comercio Exterior y Turismo, los especialistas avistaron tres especies de primates. “Ello refuerza la idea de que podrá recuperarse la fauna silvestre”.

Los turistas que llegan lo hacen por medio de los operadores turísticos. A estos últimos, Sernanp les exige reglas de conducta; entre ellas, hacer el menor ruido posible para no perturbar a las especies. Se prevé que estas empresas empezarán a ofrecer paquetes turísticos a Tambopata para personas con discapacidad.

“El objetivo que tenemos en Sernanp es que el mayor número de personas vaya a conocer nuestras ANP. Que la dificultad motriz no impida su acceso. Porque visitarlas es la única manera que garantiza que los peruanos amen, defiendan y protejan estas áreas”, dice el vocero.



Mejor servicio

La institución trabaja de la mano de ONG especialistas en turismo para personas con discapacidad. Escucha sus aportes para mejorar la novísima infraestructura. Ya tomaron nota de la necesidad de implementar topes de unos 10 centímetros, a los costados del sendero, y de contar con un área adicional para el pase entre dos sillas de ruedas.

“Fue una buena experiencia. El camino que hizo Sernanp, definitivamente, ayuda,”, opina el CEO de la iniciativa de turismo inclusivo Sin Frenos, Piero Pascual Montoya. Por primera vez, ha visitado la selva.

“Hay oportunidades de mejora”, dice Pascual. Por ejemplo, se puede hacer una rampa, tal vez en forma de zigzag, que permita la salida desde el río a los turistas que se desplazan en sillas de ruedas.

En el tema de accesibilidad universal para personas en silla de ruedas hay que mirar a Monterrey (México), considerada entre las urbes top en materia de accesibilidad, con rampas movibles y espacios para el traslado de las sillas de ruedas en botes. “Podríamos adaptarlos a Tambopata considerando nuestra propia geografía”, opina.



Pronto en Paracas

Junto con el Mincetur, Sernanp evaluará el impacto generado por el nuevo acceso en Tambopata e irá reproduciendo la iniciativa en otras ANP con acceso “complicado”.

Este año, Sernanp también construirá senderos similares en la Reserva Nacional de Paracas (Ica), aprovechando la infraestructura que desarrolló el Mincetur mediante el Plan Copesco. “Haremos algunas pequeñas mejoras para que las personas con discapacidad puedan visitarlo”.

Gamboa hace la invitación a los visitantes que llegan al país por los Juegos Parapanamericanos para que conozcan Tambopata. “En las condiciones anteriores era imposible que personas con discapacidad motora ingresaran al lago Sandoval. Estamos convencidos de la mejora”. Vengan.

¿Lima, amigable para discapacitados?

Piero Pascual, de Sin Frenos, opina que para una persona con discapacidad motora los distritos de San Isidro, Miraflores y Barranco ofrecen accesibilidad adecuada en rampas y veredas en muchos de sus espacios públicos; y sus restaurantes cuentan con baños exclusivos para discapacitados. Entre los centros arqueológicos prehispánicos, destacó el trabajo de accesibilidad en huaca Pucllana. Del centro de Lima opina que “hay mejoras por hacer”. “Si bien hay rampas y líneas podo-dáctiles, no cuentan con el debido mantenimiento. Las rampas fueron hechas sin el ángulo de inclinación adecuado. Hacer rampas no es solo construirlas, sino que sean utilitarias”, subraya.