Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.347


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 18

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

HOY SE CONMEMORA EL DÍA DE LA SEGURIDAD INFORMÁTICA

Tendencias para el 2019

Un estudio de Kaspersky Lab revela que los ciberdelincuentes exploran nuevas técnicas cada vez más complejas, que serán mucho más difíciles de descubrir y atribuir.

30/11/2018


Los escándalos sobre la filtración de datos y los ataques masivos durante este año han despertado la conciencia pública sobre ciberseguridad. Sin embargo, las amenazas son cada vez más sofisticadas y el 2019 no será la excepción.

Así revela una investigación de Kaspersky Lab que detecta las tendencias del cibercrimen para el próximo año. Vicente Díaz, investigador de seguridad en Kaspersky Lab, explicó que los ciberdelincuentes usarán más herramientas especializadas para atacar a víctimas específicas.

“Esta estrategia permitirá a los agentes centrar sus actividades en ataques discretos al estilo de las botnets o realizar ataques más solapados en los objetivos seleccionados”, dijo. El reto será detectar el ciberataque a tiempo para no ser víctima del robo de la información corporativa.

Ataques en crecimiento

Además, uno de los vectores de ataque más preocupante –que se ha explotado con éxito durante los últimos dos años– es la modalidad de cadena de suministro. Es decir, un tercero se infiltra en el sistema de una compañía para robar la información.

Díaz estimó el aumento del uso de software malicioso para smartphones y tabletas. “Aunque no habrá ningún brote importante en el malware dirigido a dispositivos móviles, veremos actividad continua y nuevas formas en que los atacantes avanzados tendrán acceso a los dispositivos de las víctimas”, advirtió.

En tanto, el contexto del Internet de las Cosas (conexión de dispositivos a la red) pone en riesgo la información por la modalidad de botnets. Estos robots podrían controlar servidores o computadoras de forma remota. A ello se suma la preocupación que generan las recientes fugas de datos desde redes sociales. El experto precisa que este contexto podría ayudar a los atacantes a tener éxito mediante las estafas por correo electrónico (spear phishing).

Por último, la amenaza persistente avanzada (APT, por sus siglas en inglés) afecta principalmente a grandes empresas al sustraer datos de sus clientes o suspender el servicio que ofrecen.