Tipo de cambio:

Compra: 3.272

Venta: 3.276


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 21

de julio de 2018

REBECA ESCRIBENS. ACTRIZ Y CONDUCTORA

“Tengo ganas de tener tres vidas porque esta no me va a alcanzar”

En su plenitud como artista, Rebeca anhela desarrollar más proyectos. Con una vitalidad que se sustenta en su bienestar personal, nos abre su corazón en esta entrevista.

29/4/2018


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Si alguien tiene las ideas bien claras es Rebeca Escribens. Los años en el mundo artístico la han moldeado de tal manera que hoy puede sentirse orgullosa de imponer un estilo que le ha permitido no solo protagonizar las mañanas informativas en América TV, sino también sacar adelante Mujeres sin filtro, un espacio que vio la luz de los reflectores el año pasado, tras un lustro de incubación, con singular éxito, mostrándonos a verdaderas amigas conversando la noche de sábado hasta la madrugada. ¿La fórmula? el desenfado y esa pasión que le imprime a cada reto.

–Cuando te vemos en pantalla, ¿es Rebeca un personaje o es tu propia esencia?

–No estoy actuando, lo que ven es lo que hay, lo que existe. La mujer, cuando está rodeada de sus mejores amigas, disfruta y lo vive, y así es Mujeres sin filtro. Y en la mañana, en el noticiero, lo comparto con mi equipo. Cuando llego a mi casa, soy madre de familia y me guardo la risa para otro momento, y cuando hay que poner orden soy una mujer de carácter. Soy como cualquier otra y tengo múltiples facetas, para todo hay un momento. No tengo múltiples personalidades. Fíjate, la gente me califica de loca... y me encanta. De hecho es un piropo. Hay poca gente que es loca y es feliz, y yo soy una de ellas.

A mil por hora

–La TV se ha refrescado con un estilo como el tuyo, que no se había visto antes.

–No sé si he marcado un estilo. De hecho me siento contenta y me hace sentir bien lo que me dices porque creo que el público se está divirtiendo, le agrada lo que ve. Yo puedo llegar al canal en las mañanas no tan bien por el tráfico o una mala noche de preocupaciones, pero entro y disfruto tanto junto a mi productor, Luis Otani. Porque todo lo que está pasando también es gracias a él. También a Federico y Verónica. Todo se genera de manera natural. Y así compruebo, una vez más, que trabajar en la verdad –que es algo que aprendí como actriz–, que cuando es más real, más lo vas a aceptar y querer. Todo lo que viene sucediendo tiene mucha verdad.

–La TV es ingrata, ¿pensaste en algún momento que no ibas a volver?

–No estoy pendiente de eso, de cuánto éxito tengo o que tan bien o mal me va. Siento que este trabajo es tan común y silvestre como cuando era secretaria y llegaba a la oficina. O como cuando diseño mis proyectos, porque también soy diseñadora de interiores. La TV es un trabajo más. Para mí, el éxito tiene que ver más con cómo te sientes. Y eso parte desde tu tranquilidad, de como estás en casa. Todo lo demás es consecuencia de algo.

–¿Qué está pendiente en tu vida profesional?

–Regreso a actuar y voy a hacer el personaje importante en una novela, que espero se estrene este año o el otro. También tengo pensado hacer algo muy personal, en lo que estoy trabajando hace bastantes años y me estoy tomando el tiempo del mundo. Y con Mujeres sin filtro se vienen cosas espectaculares porque tiene para seguir creciendo, no solo para ser un programa que entretiene, no te imaginas lo que tenemos, cosas muy bonitas.

–La voz es uno de tus talentos, ¿hay algo en ese sentido?

–Sí, antes que Dios me lleve de esta tierra tengo que hacer algo con esta voz. Antes de que me muera voy a cantar, no sé si en el Estadio Nacional o en el parque de mi casa. Este talento lo tengo y lo disfruto, lo cultivo y lo ejercito desde hace mucho tiempo y sí quiero hacer algo profesional.

–En el programa la química es evidente, son amigas, pero a veces no siempre es así.

–Nosotras antes de empezar el proyecto ya éramos amigas. Por lo general, en TV buscas al grupo, sale al aire y con el tiempo cultivas la amistad y la verdad es que no todos tienen la misma energía, no todos son empáticos. Y en la TV eso es vital. Creo que básicamente es esa energía la que hace que algo funcione. No todo el mundo tiene que llevarse espectacular, pero en este caso, por sobre todas las cosas, nos respetamos como mujeres, amigas; y, aunque no parezca, tenemos nuestros propios límites dentro del espacio que conducimos.

–¿Te sientes plena a nivel personal y profesional?

–Sí. Tuve miedo en algún momento de cumplir 40 años porque sentía que la vida se me hacía corta. Hoy me siento una mujer muy segura de mí misma y con muchas ganas de tener tres vidas más porque esta no me va a alcanzar.