Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

NICOLÁS PACHECO ES UNA DE LAS CARTAS PERUANAS EN LOS JUEGOS TOKIO 2020

Tiro de éxito

Aguarda para salir a competir y volver al máximo nivel.

23/4/2020


Nicolás Pacheco es el presente del tiro peruano y como tal las esperanzas de triunfo recaen sobre sus hombros. Eso no lo presiona, todo lo contrario, lo asume como reto porque desea mantener la senda victoriosa del deporte más laureado en la historia del Perú en Juegos Olímpicos.

Pacheco apela a su fortaleza mental para salir siempre airoso de cada dificultad. Cree que la mente contribuye con 90% al éxito en un certamen. En todo momento debe controlar los pensamientos negativos, tanto en la vida como en el deporte.

En los días de cuarentena, Nico comienza a planear su próximo camino porque un deportista de alto nivel como él no puede estar mucho tiempo sin disparar. Extraña sus días de prácticas, pero comprende que son acertadas las decisiones del Gobierno de mantener el aislamiento social para contrarrestar la pandemia del coronavirus.

“Es difícil este momento porque no puedo disparar. Las canchas están cerradas y tampoco podemos andar con armas por el estado de emergencia. Nuestro nivel disminuirá. Tenemos un Campeonato Panamericano de Tiro en Lima. Ojalá que se pueda hacer, por lo menos a fin de año. Necesitamos eso”, añadió el tirador nacional de 25 años.

El crédito peruano aprovecha el tiempo para repasar las etapas que tuvo que saltar y que marcaron su carrera deportiva. Uno de sus recuerdos más sublimes es el inolvidable 3 de agosto del 2019, cuando salió del Polígono de Tiro de Las Palmas portando la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y la clasificación a los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Ese día, Pacheco fue ovacionado por un gran número de aficionados que rompieron la regla de que el tiro es una disciplina “íntima”.

“Fue una medalla increíble porque nunca viví algo parecido en mi vida. Ese campeonato fue una fiesta, parecía un estadio de fútbol. Cuando gané la medalla gritaron como cuando la selección clasificó al Mundial de Fútbol”, evocó Pacheco, quien ese día saldó la deuda que cargó desde los Juegos Panamericanos Toronto 2015 porque se le escaparon la presea y el cupo olímpico.

Casta de tirador

Su crecimiento deportivo siempre fue vertiginoso. A ello se suma que proviene de una familia de cazadores. Desde que tuvo uso de razón se codeó con las armas.

Empezó a disparar de manera oficial a los 12 años y a los 15 ya formaba parte del equipo de mayores del Perú. Sus cualidades quedaron en evidencia al ubicarse en el quinto lugar en el Mundial de Alemania, cuando aún era adolescente.

“En mi caso, mi abuelo era cazador y mi papá también disparaba. En el Polígono nos conocemos todos. He estado toda mi vida allí. La verdad que cuando empecé no me imaginé llegar hasta donde estoy. Yo disparo desde los 5 años, cuando andaba con mi carabina de balines”, acotó.

Antes de inclinarse del todo al tiro, Nico jugó al fútbol y practicó atletismo, voleibol, béisbol y natación. La mente del deportista nacido en Lima se proyecta a muchos instantes buenos por vivir y se concentra para lo que será su participación en los Juegos Tokio 2020 del próximo año. Sabe que es un terreno fértil para el tiro peruano y por esa razón evoca como un ejemplo al gran Edwin Vásquez, medallista de oro en los Juegos Olímpicos Londres 1948, porque dejará la vida por hacer flamear la bandera peruana en lo más alto del podio en Japón.

Mientras llega esa ocasión, anhela que el Perú salga airoso de su batalla más complicada: derrotar al coronavirus.

“Soy una persona humilde, amo mucho a mi país. Mi religión es la peruana. Ahora pasamos por momentos complicados, pero esto se soluciona quedándonos en casa. Es la única forma de luchar contra el enemigo invisible. Aprovechen el lado positivo de estar con su familia, hacer sus cosas. ¡Arriba Perú!”, finalizó.