Tipo de cambio:

Compra: 3.284

Venta: 3.287


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 14

de agosto de 2018

DE CAZUELA

Todas las muertes de Vicuña Porto

Una novela argentina injustamente poco conocida es Zama, de Antonio di Benedetto. En ella se cuenta las penurias de un funcionario de segundo orden del virreinato de Río de la Plata en un rincón perdido de Paraguay, mientras espera su traslado a un mejor cargo.

6/2/2018


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Lucrecia Martel, una de las mejores cineastas latinoamericanas actuales, adapta este peculiar libro combinando muy bien su estética con la propuesta de Di Benedetto.

Al igual que en la obra en que se inspira, esta película más que contar una historia muestra un ambiente, exhibe sensaciones. Vemos la decadencia de Diego de Zama (Daniel Giménez Cacho) y su pusilanimidad ante las oportunidades que le da el destino reflejadas en la ropa cada vez más raída, los diálogos incoherentes, las apariciones inesperadas de animales y de gente desaliñada o las referencias reiteradas a las veces que ha muerto el bandido Vicuña Porto.

Un recurso del que echa mano la directora es la repetición de frases, como si el personaje estuviera ensimismado. Otra herramienta que emplea Martel es la banda sonora, un ritmo tropical totalmente fuera de época, que genera una sensación de extrañamiento.

Es un filme muy denso y exigente. No es necesario haber leído la novela –aunque algo ayuda– para dejarse capturar por su atmósfera kafkiana. Sin embargo, algunas escenas pecan de redundantes.

Una notable película que regala momentos imperdibles como cuando le dicen al protagonista “un dios que ha nacido anciano y no puede morir”.

Ficha técnica

Zama

Coproducción de Argentina y Brasil, 115 minutos. Dirige: Lucrecia Martel. Actúan: Daniel Giménez Cacho, Lola Dueñas, Matheus Nachtergaele y Juan Minujín, entre otros. Basada en la novela del mismo nombre de Antonio di Benedetto. Fue preseleccionada por Argentina para competir por el premio Óscar a película extranjera.