Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

NOTICIAS DESDE EL “SILICON VALLEY CARIOCA”

Tres ingenieros peruanos cuentan su experiencia laboral en Google, en Brasil

En Belo Horizonte (Brasil) se encuentra el centro de ingeniería de Google, el único de América Latina y parte clave del ecosistema de innovación del gigante tecnológico. Allí trabajan tres ingenieros peruanos, sus historias demuestran que no hay imposibles.

26/11/2019


María Fernández Arribasplata

mdfernandez@editoraperu.com.pe

Al sureste de Brasil y rodeada de árboles se encuentra Belo Horizonte, la ciudad elegida, desde el 2015, como sede del centro de ingeniería de Google en América Latina. En sus amplias oficinas, que son el lugar soñado para cualquier empleado en el mundo, trabajan más de 120 ingenieros de distintos países, casi todos enfocados en mejorar uno de los productos más ilustres: el buscador de Google.

Precisamente esa es la principal función que tiene el cusqueño Edu Sánchez: intentar saber qué es lo que quiere el usuario. Junto a él, trabajan otros dos peruanos: Maicol Gómez y Javier Palomino Pinchi. Los tres coincidieron en que fueron en las competencias de programación, durante su etapa universitaria, que escucharon del gigante tecnológico y despertó en ellos su interés por trabajar allí, sin imaginarse que años después serían parte de su equipo latinoamericano.



Ranking de las páginas







Edu Sánchez no sabía si quería trabajar en Google. Estudió ingeniería de sistemas e informática en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC). Cuando egresó, tenía claro que su camino era la investigación, así llegó a la Universidad de São Paulo, una de las universidades públicas más grandes de Brasil, para estudiar una maestría y un doctorado.



“Cuando acabé el doctorado vine a trabajar a Google. Primero hice una pasantía de seis meses y luego pasé a trabajar por tiempo completo. Ya tengo un año y medio aquí. Mi trabajo es mejorar el ranking de las páginas, mejorar la experiencia del usuario e intentar saber qué es lo que quiere ver”, explica Sánchez, ingeniero de software de 32 años.

Si se imaginan que Edu y sus compañeros son como robots, haciendo solo códigos o programando, se equivocan. Él explica que también se hace investigación y por eso decidió quedarse. Las mejoras que hay en el motor de búsqueda es por el trabajo que hacen los ingenieros en este centro. No todo lo novedoso o sorprendente tiene que venir de las oficinas de Estados Unidos, precisa. 

Listo para ayudarlo

Hace cuatro años, Maicol Gómez Zegarra llegó a Brasil. Tiene 30 años, nació en Lima y estudió ingeniería de sistemas en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Sus ganas de aprender más lo llevaron a estudiar una maestría en la Universidad Pública de Campinas (UNICAMP), en Sao Paulo; cuando acabó, ingresó a trabajar en Google como ingeniero de software.



El trabajo de Maicol Gómez es promover el uso del Google Asistant o el asistente de Google en el mundo. Gracias al trabajo diario de ingenieros como él, este producto está listo para ayudarlo en cualquier momento o cualquier lugar, solo debe pedírselo.

“Yo sí seguí una ruta para trabajar aquí: apliqué a Google en Brasil, pasé las entrevistas y ya tengo seis meses trabajando. Me gusta ver que las cosas que se hacen en el centro de ingeniería impactan en millones de personas, usuarios de Google y se ven reflejadas en el día a día”, comenta Gómez, integrante del equipo latinoamericano, en el que también se encuentran colombianos y argentinos.

La gran mayoría son brasileños, que representan un 70%, además hay desarrolladores de Europa y Asia.

“No sabía portugués”

Javier Palomino Pinchi llegó a Brasil apenas acabó la carrera de ingeniería de software en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Tiene 26 años y es el más joven del grupo peruano. Recuerda que fue un cambio drástico en su vida.

“Saliendo de la universidad vine para trabajar en Google. No sabía nada de portugués, eso me chocó. Poco a poco, fui aprendiendo y ahora ya tengo siete meses aquí”, dice este compatriota que también trabaja en mejorar el algoritmo del buscador.



Así como ellos, los demás integrantes del equipo latinoamericano tienen claro que están en la capacidad suficiente para destacar y que el desarrollo de ingeniería no solo viene de California, sino también de Colombia, Argentina, Brasil y Perú.

Sin embargo, saben que el trabajo conjunto con los equipos de Estados Unidos siempre es necesario: algunas veces viajan para allá y otras, se reúnen mediante videoconferencia.

El trabajo soñado

Así como la sede principal de Google en California, este centro de ingeniería en Belo Horizonte no solo ofrece recursos de alta tecnología para sus empleados, sino también espacios de diversión y relajación.

En sus amplias salas con vista a la ciudad de Belo Horizonte hay libros, una mesa de ping pong, fulbito de mesa, play station y hasta una sala de música. Las mascotas de los empleados no podían faltar; por ello, en una de las paredes han “montado” un collage con las fotos de sus perros y gatos con tiernos mensajes.

La buena comida también está asegurada: la sede de Google de Belo Horizonte cuenta con dos comedores y sus respectivos chefs. Pero todo no es diversión, en los otros dos pisos de esta sede se encuentran distribuidas las áreas de trabajo donde los ingenieros laboran.

Cada vez son más peruanos que llegan a Google Brasil, para muchos es el trabajo soñado y donde todo esfuerzo es bien recompensado.







IA para detectar el autismo

La semana pasada, los investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia Mirko Zimic y Macarena Vittet fueron premiados en la sétima edición del Latin American Research Awards (LARA, en inglés) de Google. Ellos crearon un programa basado en inteligencia artificial o IA para detectar autismo en niños a temprana edad y de bajos recursos. De las 670 aplicaciones, solo ganaron 25 proyectos, entre ellos una investigación peruana.

Para lograrlo, deben estandarizar la visión artificial ad hoc de las computadoras y los algoritmos de aprendizaje profundo (machine learning). Este proyecto podría simplificar, reducir costos y proporcionar la portabilidad de diagnósticos del autismo para beneficio de las poblaciones más vulnerables.

“Este año en casi la mitad de los proyectos premiados se vio la aplicación de tecnología en el área de salud”, dijo Berthier Ribeiro-Nieto, director de Ingeniería de Google Latinoamérica. La ceremonia se realizó en la sede de Belo Horizonte.