Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

Un acto de justicia

“[...] es una medida positiva que demuestra la preocupación del Gobierno por atender la demanda de la población de acceder a medicinas de calidad y al alcance de las familias de bajos ingresos económicos [...]”.

1/11/2019


El Poder Ejecutivo promulgó ayer el decreto de urgencia que declara a los medicamentos genéricos parte esencial del derecho a la salud de las personas y dispone medidas para garantizar su disponibilidad.

Como su nombre lo indica, el objetivo de la disposición es promover el uso de genéricos y biosimilares, y que nuestra población, sobre todo la de menos recursos económicos, acceda a este tipo de productos.

Es preciso definir qué son los medicamentos genéricos. En líneas generales, son aquellos con la misma composición, principios activos y forma farmacéutica que aquellos con derechos exclusivos asociados a la propiedad intelectual.

En palabras más simples, tienen las mismas propiedades terapéuticas que los de marca y son prescritos para curar las mismas enfermedades. La diferencia, como cualquier persona puede comprobar en una farmacia o botica, radica en el precio.

De acuerdo con el Ejecutivo, el costo de un medicamento de marca, en promedio, es 5.6 veces superior al de los alternativos.

Esta diferencia representa un escollo para la población más pobre, que depende de los genéricos para mantener su salud o curarse de alguna enfermedad, pues no tiene la capacidad económica para adquirir medicinas con patente.

Además, existe un segundo problema adicional al costo: la baja disponibilidad de genéricos en farmacias y boticas. Según estadística del Poder Ejecutivo, su presencia es de solo 42% en las regiones y de 40.5% en Lima. A ello se suma que el 45% de las farmacias y boticas privadas tuvieron menos del 50% del listado de medicamentos esenciales.

Ante esta situación, el decreto de urgencia dispone que el Ministerio de Salud (Minsa) implemente acciones para promover el uso de genéricos con Denominación Común Internacional y de productos biosimilares, con la finalidad de mejorar el acceso de la población a ellos. Estas medidas abarcan la producción, importación, distribución y prescripción, entre otros aspectos.

De igual modo, dispone que en un plazo no mayor de 30 días calendario, el Minsa aprobará un listado de hasta 40 medicamentos esenciales genéricos en Denominación Común Internacional, los cuales deberán mantenerse disponibles en farmacias y boticas privadas.

Al destacar la importancia de esta norma, el jefe del Gabinete, Vicente Zeballos, subrayó que tiene un “fin social contundente: poner las medicinas a disposición de quienes menos recursos tienen”.

La conclusión, entonces, es que se trata de una medida positiva que demuestra la preocupación del Gobierno por escuchar la demanda de la población de acceder a medicinas de calidad y al alcance de las familias de bajos ingresos económicos.

Este decreto, junto al anuncio del aseguramiento universal para el 100% de los peruanos al 2021, así como la revisión periódica de las pensiones y el incremento del sueldo mínimo a partir del próximo año, configuran un acto de justicia para millones de peruanos que reclaman atención a sus necesidades y que los beneficios del crecimiento económico alcancen a todos sin distinción.