Tipo de cambio:

Compra: 3.291

Venta: 3.293


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 24

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Un futuro para la Amazonía

La Amazonía peruana ha sido por años una de las regiones más pobres del país y poco se alertaba sobre el desamparo en que vivía. Las comunidades nativas, especialmente, enfrentan serias dificultades para superar las condiciones de pobreza estructural generadas por la falta de atención estatal, la ausencia de instituciones públicas, y, sobre todo, el aislamiento generado por la carencia de vías de comunicación.

22/2/2018


Con el acuerdo pactado entre el Poder Ejecutivo y los dirigentes nativos de Loreto –la región de mayor extensión en el país– en Saramurillo, se pretende revertir esa situación crítica y la remediación ambiental de la zona con una inversión superior a los 600 millones de soles, para que un aproximado de 53,000 habitantes de ese sector selvático alcance la justicia social como producto del diálogo entablado con los representantes de los distritos de Andoas, Parinari, Tigre, Trompeteros y Urarinas.

La disposición de esos fondos busca concretar obras y acciones en materia de agua, conectividad, educación, electrificación rural, salud, programas sociales, turismo, medioambiente, protección de ríos, además de brindar becas técnico-productivas a fin de impulsar el desarrollo productivo. Este conjunto de acciones se suma al puente aéreo que se tenderá para que esas comunidades puedan acceder a servicios del Estado y sean atendidas con servicios de calidad brindados por las Plataformas Itinerantes de Acción Social (PIAS) y tambos de la zona.

De esa manera, el Gobierno busca atender las necesidades de una región donde gran parte de su población es nativa –con grupos como los shipibo-conibos, aguarunas, cocamas, entre otros– y presenta, por ejemplo, altos niveles de desnutrición y mortandad infantil. Así, el objetivo primario de brindar desarrollo a la Selva se complementará en el futuro inmediato con la generación de capacidades de producción para que la población pueda autosostenerse y ya no dependa de lineamientos asistencialistas.

Con este caso, el diálogo ha demostrado nuevamente ser una extraordinaria herramienta para acercar posiciones y alcanzar consensos. De hecho, su utilización ha obtenido óptimos resultados en regiones donde la posibilidad de conflictos sociales fue diluida con la comunicación de las partes.

No queda duda, entonces, que las herramientas de la democracia son la mejor vía para reforzar la institucionalidad y la madurez de un país, dentro de la diversidad de opiniones que existen en todos los sectores. El diálogo es uno de esos instrumentos para establecer canales de comunicación, y en el caso peruano ha merecido incluso reconocimientos de la Organización de los Estados Americanos para solucionar algunos conflictos sociales.

En el caso de Loreto, estos esfuerzos tendrán su impacto en el mediano plazo porque la reversión de la pobreza en la Selva enfrenta las dificultades propias de un abandono permanente. Sin embargo, ese cambio no podrá concretarse si es que no existe genuina voluntad política de ayudar a una vasta región que es considerada el pulmón del planeta.