Tipo de cambio:

Compra: 3.331

Venta: 3.333


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 18

de enero de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Un modelo de ciudad para Lima

Con motivo de la asunción del nuevo alcalde de Lima, Jorge Muñoz, recordé la conversación que escuché hace un par de años en una cafetería al lado del Parque Central de Miraflores. Dos señoras decían que lo que más disfrutaban en la vida era pasear por las plazas y bulevares de las ciudades europeas, y lo que más odiaban era a su alcalde local, por haberles ‘arrebatado’ los estacionamientos gratuitos de las calles aledañas al parque donde cada tarde tomaban café.

10/1/2019


Jorge Zapata Ríos

IngenieroCivil

Los comentarios de estas señoras me han llevado a pensar en las posibilidades reales de cambio para nuestra ciudad, más allá de lo que hagan los que rigen sus destinos, pues las actitudes que asumimos como ciudadanos sí cuentan… y mucho. Mientras pretendamos llegar en auto hasta el punto mismo al que queremos ir, paremos en doble fila para hacer subir o bajar personas de nuestro vehículo o repudiemos tener que pagar por estacionamiento, no cambiaremos gran cosa.

Las ciudades europeas son entrañables, pero quizá sea, precisamente, porque en ellas vemos más bicicletas que autos y porque a muchas zonas solo se accede caminando. Dicho esto, la entrante gestión municipal debería situarse en las antípodas de la que se fue. Así, la palabra ‘planificación’ debe reincorporarse al diccionario de la administración edilicia. Y pensar en una ciudad más amigable con los ciclistas y peatones, en lugar de colocar cemento por donde al alcalde se le ocurra, también sería un buen comienzo.

Cabe preguntarse si puede Lima perseguir un modelo de ciudad como ese. ¿Por qué no? Proyectos que sin requerir ingentes recursos mejoran la calidad de vida de las personas deben ser adoptados por la ciudad. Espacios públicos concurridos, aceras que inviten a caminar, variedad de oferta cultural, deportiva y recreativa, son objetivos que podemos perseguir, pues no están correlacionados con grandes inversiones. Por supuesto, una mejor actitud como vecinos también es fundamental, pues no tendremos una mejor ciudad si nosotros no aspiramos a ser mejores ciudadanos.

Miraflores es un buen ejemplo de lo señalado. Su atractivo radica más en sus espacios públicos abiertos que en una marcada monumentalidad. El encanto que hoy ofrece Miraflores y que convierte al distrito en un patrón a seguir se sostiene en la gente, en los niños, jóvenes y adultos, parejas y familias, deportistas y artistas que juegan, pasean, se ejercitan o se expresan en sus espacios públicos; espacios que atraen por igual a visitantes y residentes.

Es obvio que Miraflores tendría que mejorar en seguridad ciudadana y orden en el tránsito vehicular, entre otros aspectos cruciales, para ser considerada un paradigma de ciudad; pero no se puede negar que hoy está varios pasos por delante de otros distritos de la capital. De manera que la conjunción ‘Limaflores’ quizá no haya sido lo desafortunada que algunos pretendieron ver durante la última campaña electoral municipal.