Tipo de cambio:

Compra: 3.296

Venta: 3.299


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 18

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Un país libre de plástico

Se trata de una norma que entrará plenamente en vigencia en tres años, pero desde ya su promulgación es uno de los logros ambientales más importantes del Perú en la última década.

30/12/2018


Nos referimos a la ley que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables en nuestro país, y que ha sido fruto de un amplio consenso político en el Congreso, pero también del impulso del Ministerio del Ambiente y la participación siempre dinámica de organizaciones de la sociedad civil para crear conciencia en los políticos y la población sobre la necesidad de esta norma.

El reto que se plantea no es fácil. Hay que cambiar los hábitos de consumo de los peruanos ante el uso desmedido de bolsas de plástico, sorbetes, cañitas y envases de tecnopor, presentes en la mayoría de nuestras actividades cotidianas, desde la compra del pan hasta de un medicamento o ir al supermercado.

En líneas generales, la medida busca que a partir del 28 de julio del 2021, fecha en la que el país celebrará su bicentenario, se prohíba la fabricación de bolsas de plástico no reutilizable y toda clase de utensilios de difícil degradación, así como de los envases de tecnopor, considerados los más nocivos para el ambiente.

Mientras tanto, se establecen plazos para regular y prohibir el uso, entrega, fabricación y distribución de estos utensilios.

Desde su vigencia, se prohíbe la entrega de bolsas plásticas en la publicidad impresa, diarios, revistas, recibos y toda información dirigida a consumidores.

Además, se establece que en un plazo máximo de 3 años los negocios y supermercados deberán reemplazar al 100% las bolsas plásticas no reutilizables que entregan a sus clientes por elementos amigables con el ambiente.

La norma establece el impuesto nacional a las bolsas de plástico, que gravará la adquisición de estos artículos que tengan como finalidad cargar bienes, y cuyo pago estará a cargo de las personas naturales o jurídicas que las adquieran.

Este impuesto se aplicará desde el 1° de agosto del 2019 y se cobrará de manera gradual por cada bolsa de plástico, de acuerdo con el siguiente cronograma: 10 céntimos en el 2019, 20 céntimos en el 2020, 30 céntimos en el 2021, 40 céntimos en el 2022 y 50 céntimos en el 2023 y años subsiguientes.

La primera reflexión es que la promulgación de la norma es un paso trascendental para la protección de los océanos, nuestra primera y más importante fuente de agua, y lo que ello implica no solo como hábitat de la flora y la fauna marinas, sino también como proveedora de alimentos sanos para la humanidad.

Además, nuestro país se convierte en un territorio libre de materiales que solo se utilizan unos minutos, pero que demoran 500 años en degradarse.

En el Perú se generan anualmente 708,000 toneladas de residuos plásticos, de las cuales el 43.7% no recibe tratamiento adecuado, por lo que 309,000 toneladas pueden terminar en el mar.

Sin duda, esta ley marca un antes y un después, pero todavía nos falta mucho por recorrer, y el gran reto que debemos asumir es seguir generando conciencia entre los peruanos sobre la necesidad de cambiar nuestros hábitos: no más plástico en nuestras vidas.