Tipo de cambio:

Compra: 3.284

Venta: 3.287


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 14

de agosto de 2018

Una agenda para América Latina

Al cumplir exactamente un año del nombramiento oficial de Rex Tillerson como secretario de Estado, el empresario estadounidense se encuentra realizando una gira por cinco países de América Latina y el Caribe para presentar su política con respecto a la región.

4/2/2018


En el primer año del gobierno de Donald Trump ha predominado una agenda negativa en relación con sus vecinos del sur, el levantamiento de un muro en la frontera con México es la mayor expresión de este distanciamiento en el hemisferio. Este hecho ha sido rechazado por la mayoría de los jefes de Estado del continente, incluyendo al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Los temas que causaron el enfriamiento de las relaciones interamericanas fueron la deportación masiva de indocumentados, de los cuales una gran parte son de México y países latinoamericanos, la revisión del Tratado de Libre Comercio para Norte América (TLCNA), el retiro de la firma de Estados Unidos del desaparecido Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS) para inmigrantes de El Salvador, Haití y otros países centroamericanos, y, por último, la posibilidad de una intervención militar en Venezuela.

Pero esta situación comienza a cambiar. En su intervención en la Universidad de Texas, en Austin, Tillerson diseñó una agenda positiva en la que destacó la necesidad de cooperar con los países del continente. En su intervención resaltó la necesidad de unir los mercados del uso de energía de Alaska hasta la Patagonia, incentivar el comercio regional y aumentar la colaboración para combatir el crimen transnacional organizado. El secretario de Estado se refirió en especial a la delincuencia, que tanta inseguridad trae a sus vecinos de México y los países centroamericanos, así como al incremento de la producción de cocaína en Colombia.

No hay duda de que México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica recibirán con los brazos abiertos todas estas iniciativas de la política estadounidense, pero también existirán dos puntos difíciles por tratar en los distintos encuentros bilaterales: el problema del muro, junto con el TLCNA y cómo ayudar a Venezuela para que vuelva por el camino de la institucionalidad democrática.

En el caso peruano, la visita de Rex Tillerson es muy particular, ya que el Perú, como lo reveló el mismo secretario de Estado en su emotivo discurso en la Universidad de Texas, fue el primer país que conoció en su vida. En setiembre de 1972, el joven Tillerson llegó a Lima junto con el grupo musical Longhorn Band, de dicho centro de estudios, con el fin de realizar presentaciones y colectar fondos para los damnificados por el terremoto de 1970.

El presidente Kuczynski fue el primer mandatario latinoamericano en entrevistarse con Donald Trump en la Casa Blanca en una fructífera visita y estamos seguros de que el paso de Tillerson también dejará esta misma huella en temas como la consolidación de nuestro tratado de libre comercio, el combate contra el narcotráfico y otros asuntos bilaterales.