Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Una alternativa saludable

Con la identificación de puntos críticos de contagio del covid-19 en entidades bancarias, paraderos y unidades de transporte público, así como en centros de abastos, el Gobierno ha puesto en marcha estrategias para contener la expansión del coronavirus, y en ese esquema de prevención destacan de manera singular los mercados ‘De la chacra a la olla’, organizados por Agro Rural, un programa del Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) que aporta significativamente a superar el estado de emergencia sanitaria.

16/5/2020


Hasta la fecha, son 4,455 los agricultores de zonas rurales que participan en estos puntos de expendio. Ellos han encontrado una valiosa oportunidad de vender sus productos en estos mercados itinerantes, de tal manera que no solo se convierten en establecimientos con rigurosas medidas de salubridad, sino también en locales que promueven el emprendimiento de pequeños productores.

Uno de los aspectos positivos es que los tubérculos, hortalizas, carnes, frutas, cereales y otros productos que se ofrecen forman parte de la canasta básica familiar. Además, dada la coyuntura de emergencia, se han convertido en una alternativa a los mercados locales, además de garantizar precios justos para evitar la especulación de estos.

El éxito de los mercados ‘De la chacra a la olla’ también puede medirse con indicadores cuantitativos: hasta el momento han generado más de 12.1 millones de soles para los productores rurales, mediante la venta de 4,244 toneladas de alimentos en 23 regiones del país. De acuerdo con el Minagri, se han efectuado cerca de 300 ferias itinerantes en beneficio de más de 400,000 familias, y tiene programadas 900 hasta julio en diversos departamentos del país, en coordinaciones con gobiernos regionales, provinciales y locales.

Otra ventaja es que los mercados cumplen estrictamente con las medidas de seguridad e inocuidad alimentaria porque todos los participantes han sido capacitados en atención al consumidor, manipulación de alimentos, respeto de la distancia social, entre otros lineamientos. De esta forma se garantiza el cuidado de los asistentes, productores y organizadores.

Quizá la característica más saltante es que estos centro de abastos forman parte de un plan de contingencia para asegurar el abastecimiento de alimentos de primera necesidad cuando los puntos ya existentes cierren temporalmente sus puertas para un proceso de desinfección y habilitación, tal como ha ocurrido esta semana con los mercados de Ciudad de Dios y Condevilla, en los distritos capitalinos de San Juan de Miraflores y San Martín de Porres, respectivamente.

La idea es que los mercados ‘De la chacra a la olla’ se conviertan en un modelo, y con tal objetivo el Minagri coordina, por medio de Agro Rural, con las instancias de gobierno para implementar estos protocolos de seguridad en sus iniciativas locales; de ese modo se evitará el alza de costos durante el estado de emergencia y, además, se contribuirá a una alimentación saludable para las familias en el contexto de la pandemia.