Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

Una apuesta por el futuro del Perú

“[...] el último mensaje del Presidente tuvo un enfoque más concertador, y en la medida en que busca atender demandas sociales largamente postergadas, así como solucionar problemas álgidos mediante el consenso, representa una apuesta por el futuro del Perú [...]”.

29/7/2020


Tal como se había anunciado, el último mensaje al Congreso del presidente de la República, Martín Vizcarra, tuvo como ejes principales la optimización del servicio de salud en el contexto de la pandemia del nuevo coronavirus y la reactivación de la economía, gravemente golpeada por este fenómeno mundial.

Si bien se dieron a conocer medidas en diversos sectores, una de las más destacadas fue la decisión de otorgar a la salud un presupuesto de 20,000 millones de soles para el próximo año, la cifra más grande dedicada a este sector en toda nuestra historia, subrayó el Mandatario.

Es destacable la dotación de recursos, puesto que permitirá al Estado mantener y profundizar las acciones desplegadas con el propósito de elevar la capacidad de respuesta de la sanidad pública ante la pandemia del covid-19. Muchas de estas ya están en curso, como el incremento de las camas en los hospitales y la habilitación de nuevos centros de atención de enfermos. Sin embargo, es indudable que el nuevo coronavirus permanecerá más tiempo entre nosotros, razón por la cual urge tomar las previsiones presupuestales para que el próximo año los nosocomios estén mejor equipados y cuenten con medicinas, equipos y profesionales capacitados en la lucha contra el letal virus.

La sanidad pública adolece de diversos problemas, y uno de ellos, sin duda, es la falta de un presupuesto adecuado que le permita ofrecer un servicio de calidad. El porcentaje del PBI que el Perú destina a la salud es de 3% aproximadamente, muy inferior al 6% en promedio que algunas naciones de América Latina asignan a este rubro. Por ello, respaldar al sector desde el ámbito presupuestal era impostergable.

La decisión es importante también porque garantiza el fortalecimiento del primer nivel de atención médica, medida anunciada como una de las estrategias que se desplegarán contra el covid-19 en los próximos meses. Como es fácil de suponer, habilitar postas y centros médicos de menor jerarquía en diversos puntos del país exige un esfuerzo presupuestal importante.

De igual trascendencia es la decisión del Gobierno de otorgar un nuevo bono de 760 soles a 8.5 millones de hogares cuya condición de vulnerabilidad se ha agravado por la pandemia. La medida, que obliga al Estado a desembolsar 6,400 millones de soles, permitirá aliviar la complicada situación de esas familias. Se otorgará asimismo una pensión de orfandad a los niños que perdieron a sus padres durante la emergencia sanitaria. Ambos subsidios no serán cuantiosos, pero permitirán a los beneficiarios solventar algunas urgencias.

En el ámbito de la reactivación económica, el Mandatario anunció que se destinarán 736 millones de soles para que diversas entidades del Estado compren bienes a más de 10,000 mypes, lo cual propiciará la creación de al menos 90,000 empleos. Con ello se busca dinamizar la economía y evitar la pérdida de puestos de trabajo. Se anunció también la ejecución de grandes obras de inversión por 30,000 millones de soles bajo la modalidad de gobierno a gobierno, entre las que figuran la construcción de las líneas 3 y 4 del Metro de Lima y la carretera Central, entre otras. Estos grandes proyectos impulsarán el crecimiento y contribuirán a acelerar los engranajes de la economía ya en marcha con la reactivación por etapas.

El mensaje también tuvo una visión de largo plazo, con miras a abordar los principales problemas que lastran el avance del Perú. Con la finalidad de solucionarlos, el Mandatario propuso el Pacto Perú, iniciativa por medio de la cual se convocará a representantes de los partidos políticos a fin de adoptar cinco acuerdos básicos: la construcción de un sistema unificado de salud, garantizar la calidad educativa, promover el crecimiento económico, continuar la reforma política y luchar contra la pobreza.

El diálogo y la búsqueda del consenso entre sectores políticos son algunas de las claves que han permitido a diversos países superar serios problemas y encaminarse hacia el desarrollo en beneficio de sus pueblos. Los ejemplos son variados. La España actual es el resultado de los Pactos de la Moncloa. Las últimas décadas en el Chile pos-Pinochet no pueden entenderse sin el acuerdo entre partidos que dio vida a la Concertación. El denominador común ha sido la voluntad de buscar consensos comunes, al margen de los naturales disensos, sobre un grupo de temas urgentes. Por lo tanto, la convocatoria del citado pacto político es una medida acertada que busca comprometer a las fuerzas políticas a actuar de forma responsable con una visión de mediano y largo plazo, dejando de lado estériles discrepancias y luchas por el poder. La responsabilidad en este tema no recae solo en el Gobierno, sino también en todos los partidos que tienen la oportunidad de sumarse al esfuerzo por abordar los desafíos más urgentes de nuestra patria.

En suma, el último mensaje del Presidente tuvo un enfoque más concertador, y en la medida en que busca atender demandas sociales largamente postergadas, así como solucionar problemas álgidos mediante el consenso, representa una apuesta por el futuro del Perú en el que todos los sectores deben participar.