Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

Una estrategia adecuada

“La peligrosidad del nuevo coronavirus exigió a nuestras autoridades aplicar medidas innovadoras y disruptivas a fin de proteger la salud de los peruanos”.

8/9/2020


La pandemia del nuevo coronavirus obligó a nuestras autoridades a poner en marcha medidas innovadoras con la finalidad de frenar la expansión de la enfermedad, salvar la vida y preservar la salud de millones de peruanos, especialmente los más vulnerables. Se debió actuar de ese modo debido a que la emergencia sanitaria rebasó las capacidades de los hospitales para atender la demanda de servicios médicos ante el avance de los contagios.

Una de las estrategias más importantes puestas en marcha hasta el momento por el Gobierno ha sido la operación Territorial de Ayuda para el Tratamiento y Aislamiento frente al Covid-19 (Tayta), diseñada con el propósito de atender a las personas más vulnerables, por ejemplo, a los mayores de 60 años y pacientes de enfermedades crónicas, que son los que más en riesgo están frente a un eventual contagio.

La estrategia es ejecutada por el Ministerio de Salud, por medio de equipos de respuesta rápida integrados por médicos, enfermeras y técnicos de salud, así como por los ministerios de Defensa e Interior, mediante personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, que coordinan con los gobiernos regionales y locales a fin de llegar a las zonas donde se encuentra la población objetivo.

Según información del Ministerio de Defensa, desde el 1 de junio se han efectuado 183 intervenciones, 69 en Lima Metropolitana y el Callao, 103 en el interior del país y 11 megaoperativos regionales. Hasta el momento, la operación ha atendido a más de 122,000 personas vulnerables y la tasa de positivos al covid-19 es de un 30%.

La importancia y la utilidad de esta intervención radica en que busca cortar la cadena de contagios del nuevo coronavirus. Las personas que arrojan positivo a las pruebas de descarte reciben la medicación adecuada, las indicaciones para evitar seguir transmitiendo el virus, así como víveres que les permitan mantenerse en aislamiento dentro de sus viviendas.

De ese modo, la estrategia se ha repetido en todo el territorio nacional y constituye un primer tamiz para detectar a los infectados en una etapa inicial y, especialmente, a los asintomáticos. Además, al brindar atención oportuna en el primer nivel a los enfermos se evita que estos agraven su condición clínica y luego tengan la urgencia de recurrir a un hospital en búsqueda de atención especializada, lo cual contribuye a aliviar la fuerte demanda que experimentan los grandes hospitales del país.

La peligrosidad del nuevo coronavirus exigió a nuestras autoridades aplicar medidas innovadoras y disruptivas a fin de proteger la salud de los peruanos. Por consiguiente, Tayta viene dando resultados positivos hasta el momento y constituye una herramienta de gran utilidad en el combate contra la nefasta pandemia que tanto daño está haciendo a los peruanos y a todo el mundo. El desafío es extender la cobertura de esta iniciativa a todos los rincones del país y estamos seguros de que así se hará conforme vayan pasando las semanas.