Tipo de cambio:

Compra: 3.357

Venta: 3.361


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 22

de setiembre de 2019

Una hoja de ruta al desarrollo

“Ahora se requiere el trabajo conjunto de los sectores público y privado en la ejecución de la hoja de ruta que propiciará que mejore nuestra competitividad y productividad”.

5/9/2019


El Perú creció en promedio 6.1% entre el 2002 y el 2013, y 3% entre el 2014 y el 2017, una de las tasas más altas de América Latina, como resultado de las sanas políticas macroeconómicas, disciplina fiscal, reformas de libre mercado y una mayor demanda de minerales en el mercado internacional. Los importantes ingresos que obtuvo el país le permitieron reducir la pobreza en forma significativa.

A partir del 2018, la inestabilidad económica debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China redujo la venta de nuestras materias primas y mermó nuestros ingresos, no obstante el excelente desempeño de otros sectores como la agroexportación.

Las reformas de libre mercado que permitieron también nuevas inyecciones de inversiones extranjeras y mantener bajas las tasas de inflación ya no garantizan cifras destacables de crecimiento si estas no van acompañadas de un impulso al conocimiento, la investigación y la tecnología.

El Perú enfrenta una serie de escollos que limitan su crecimiento, el aumento del empleo de calidad y el combate contra la pobreza. Por tal motivo, el presidente Martín Vizcarra presentó el Plan Nacional de Competitividad y Productividad 2019-2030, así como el Plan Nacional de Infraestructura. Estas herramientas, que cuentan con 84 medidas de política concreta y 52 proyectos descentralizados de alto impacto, responden a la necesidad de enfrentar estos retos, pensando en nuestro país en el mediano y largo plazo.

El Plan Nacional de Competitividad y Productividad no es solo el resultado del trabajo de un grupo de tecnócratas, sino también de técnicos, académicos, funcionarios, miembros del sector privado y de los gremios del país. En 20 talleres y 50 reuniones de trabajo, todos ellos contribuyeron con ideas, ejemplos e información relevante para redactar el documento en forma consensuada. La amplia participación de la sociedad civil le otorga la legitimidad necesaria para su aplicación.

Las propuestas de este documento, que abarca nueve objetivos en el campo de la infraestructura, capital humano, innovación, financiación, mercado laboral, ambiente de negocios, comercio exterior, institucionalidad y sostenibilidad ambiental, tienen el propósito de promover la diversidad productiva. Si bien es cierto que los sectores minero y agroexportador han sido exitosos en las últimas décadas, resulta necesario impulsar otros que no alcanzaron igual resultado.

Mediante estas medidas transversales se removerán los obstáculos que impiden las inversiones para la creación de empleos de calidad en nuestro país; además, como poseen un enfoque territorial, priorizarán la ejecución de los 52 proyectos a escala nacional, por cerca de 100,000 millones de soles, que ayudarán a cerrar las brechas en infraestructura.

Como señaló el presidente Vizcarra, ahora se requiere el trabajo conjunto de los sectores público y privado en la ejecución de la hoja de ruta que propiciará que mejore nuestra competitividad y productividad en este nuevo escenario internacional para continuar por el camino del crecimiento y el desarrollo.