Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

ANÁLISIS INTERNACIONAL

Una peligrosa polarización

Los estadounidenses votarán no solo por el siguiente gobierno democrático, sino también por la manera en que resolverán sus conflictos políticos internos en el futuro.

7/10/2020


Fabian Vallas Trujillo

Internacionalista y máster en Ciencias Políticas


El debate entre el actual presidente Donald Trump y el vicepresidente demócrata Joe Biden pasó a la historia política de EE. UU.; y no será recordado por el alto nivel de las propuestas discutidas, sino porque refleja el alto grado de polarización al que ha llegado el país.

Las ciencias políticas, que han desarrollado diversas investigaciones acerca de los debates y su influencia sobre el electorado y la reunión del martes 30 de setiembre parece confirmar sus principales hallazgos. En primer lugar, los televidentes recuerdan más la anécdota que el contenido de los argumentos. Nadie podrá olvidar los mutuos insultos como “payaso”, “mentiroso”, “poco inteligente”, etc. Nunca se había mandado a “callar la boca” a su adversario ocasional. ¿Alguien se acuerda un argumento o idea del debate?

Un segundo hallazgo se refiere a las preferencias preexistentes. Los republicanos, que apoyan decididamente a Trump, han visto “ganar” a su líder. Creen que Trump impuso condiciones y dominó el encuentro ante un débil Biden. En cambio, los demócratas aseguran que Biden fue una víctima del mal comportamiento del mandatario. Las encuestas indican que Trump no ganó un solo voto adicional.

El tercer argumento sobre los debates es que los indecisos son los más influenciables en el debate. Las encuestas revelan que Biden aumentó su ventaja de 3 a 5 puntos a 9 o 10 puntos. Los indecisos se inclinaron por el postulante demócrata, aunque nadie puede asegurar que la lucha electoral para el 3 de noviembre ya esté decidida. Por último, Biden, por ser el menos conocido ante el electorado estadounidense pese a sus más de 30 años de vida política, ganó más recordación que Trump.

Pero el debate revela también la mayor polarización política desde la guerra de Vietnam. En ninguno de los cinco temas discutidos se evidenció alguna concordancia. Uno de los momentos más críticos fue cuando Donald Trump se negó a condenar a los supremacistas blancos y acusó a los demócratas de apoyar a los grupos violentistas presuntamente izquierdistas de “antifa”.

El politólogo Giovanni Sartori aseguró que para que funcione una democracia debe tener tres niveles de consensos: el de los valores de la comunidad, las reglas jurídicas de un régimen y las políticas partidarias. Mientras que las dos primeras son esenciales, la tercera es prescindible.

Donald Trump pone en peligro las reglas jurídicas de un régimen cuando amenaza con no aceptar los resultados electorales debido a un supuesto fraude por correo postal. Esta acción, si la llevase a cabo, podría poner en peligro los linderos del espacio del disenso en medio de una creciente crispación política y la presencia de grupos armados de ultraderecha.

El 3 de noviembre, los estadounidenses no solo votarán por el siguiente gobierno democrático, sino también por la manera en que resolverán sus conflictos políticos internos en el futuro.

El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.