Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

ENFOQUE LABORAL

Una visión al panorama laboral actual

El panorama preocupa al derecho del trabajo, pero también evidencia sus limitaciones.

12/8/2020


Germán Serkovic González

Abogado Laboralista

Prestigiosos economistas concuerdan en expresar que –como consecuencia de la pandemia– probablemente nos enfrentemos a la peor crisis desde la Guerra del Pacífico. Por lo pronto, ya los datos sobre la caída del empleo son abrumadores; millones de desocupados en casi todos los sectores de la actividad productiva. 

Es obvio que la situación no afecta a todos de la misma manera. Algunos, los más favorecidos, siguen laborando de modo presencial o mediante el trabajo remoto, quizá con una jornada reducida o previa disminución de las remuneraciones, pero con la tranquilidad de continuar percibiendo regularmente su remuneración.

Otros, bastante numerosos, permanecen en suspensión perfecta o, lo que es lo mismo, con su relación laboral vigente, pero sin prestar

servicios y sin percibir emolumento alguno, esperanzados en reincorporarse a su labor habitual una vez amaine la crisis sanitaria y deseando que tal situación se dé en el más corto plazo.

El panorama es realmente preocupante para los actuales desempleados.

La compensación por tiempo de servicios que percibieron a su cese puede ayudarlos a subsistir por un tiempo no muy prolongado. Lamentablemente, en este punto se observa que facilitar el retiro de la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS) para la libre disposición del empleado estando su relación laboral vigente, no fue la más sabia de las decisiones. Incluso se han visto obligados a retirar parte de sus ahorros pensionarios de las Administradoras del Fondo de Pensiones (AFP), afectando el monto de su jubilación futura. Sin duda, los más perjudicados son los desocupados del sector informal. Para ellos no hay normas laborales aplicables y menos beneficios por despido.

Se trata de un segmento amplio de personas que –en la mayoría de los casos– no cuentan con ahorros para cubrir sus mínimas necesidades. El panorama preocupa al derecho del trabajo, pero también evidencia sus limitaciones.

No se generan puestos de trabajo por ley, y tampoco se pueden evitar los despidos cuando es inviable la pervivencia de la empresa. El empleo se crea por un agresivo programa de inversiones.